Las 12 mejoras imprescindibles y urgentes para cuidar al bebé prematuro

Estos niños tienen un riesgo muy superior a los nacidos a término de sufrir problemas respiratorios, gastrointestinales y de neurodesarrollo tanto en su etapa neonatal como a largo plazo

Bebé prematuro.

Alfredo García-Alíx, D M&P, El País, 16/11/2018

En la actualidad, la prematuridad es uno de los problemas de salud de mayor prevalencia en la población infantil de los países desarrollados. Según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (los últimos disponibles de 2012), más de uno de cada 10 bebés, nacen de forma prematura cada año. En nuestro país, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2016 de cada 100 nacimientos más de siete fueron bebés prematuros. La gran mayoría nacen entre las 32 y 37 semanas de gestación, pero aun así el número de niños extremadamente prematuros (menores de 28 semanas de gestación) es muy alto; en España, en 2016, hubo más de 1.300 niños en esta situación según el INE.

En los países de nuestro entorno y en general en los países occidentales, la asistencia neonatal centrada en el cuidado de los nacidos muy prematuros ha mejorado espectacularmente desde los años 70 del siglo XX, y ha logrado en la actualidad la supervivencia de más del 90% de los niños muy prematuros (menores de 32 semanas de gestación). Sin embargo, su mortalidad representa el 75% de la mortalidad perinatal.

Estos niños tienen un riesgo muy superior a los nacidos a término de sufrir problemas respiratorios, gastrointestinales y de neurodesarrollo tanto en su etapa neonatal como a largo plazo. Diversos estudios han mostrado que hasta cerca de un 50% de los grandes prematuros tiene algún tipo de problema del desarrollo neurológico, como son: pobre rendimiento escolar, dificultades en el aprendizaje, déficit de atención y coordinación visomotora. Estas deficiencias aisladas o combinadas son más prevalentes y pronunciadas cuanto más prematuro es el niño. Algunos factores sociales y ambientales, como el nivel socioeconómico bajo de los padres o el tipo de crianza, parecen aumentar aún más el riesgo de que estos niños tengan problemas en el neurodesarrollo. Estos datos indican el impacto que la prematuridad puede tener en la salud y el desarrollo global de los niños, así como el efecto emocional y psicosocial que puede ocasionar en las familias, y el impacto económico que conlleva en los sistemas sanitarios y sociales.

El cerebro del niño nacido prematuramente se ve obligado a llevar a cabo una parte crucial de su desarrollo fuera del útero. En las sofisticadas unidades de cuidados intensivos neonatales, el bebé prematuro, además de padecer numerosos problemas médicos fruto de su inmadurez, está sometido a un ambiente inapropiado para el desarrollo de su cerebro durante muchas semanas. En los últimos años, numerosas investigaciones señalan que una asistencia de excelencia, poniendo atención a un conjunto de factores, puede mejorar el desarrollo del cerebro de estos niños. Entre estos factores destaca el protagonismo de la familia como cuidadora durante la hospitalización del niño prematuro y su integración en el equipo asistencial.

Potenciar el neurodesarrollo de los neonatos con problemas, reducir las tasas de discapacidad asociada a los problemas neurológicos de presentación neonatal y mejorar el bienestar de ellos y sus familias es el fin último de la Fundación NeNe. Con motivo del Día Mundial de la Prematuridad, que conmemoramos cada 17 de noviembre, la Fundación ha decidido que ha llegado el momento de tratar de cambiar las cosas y mejorar la atención al bebé prematuro en España. Desde NeNe, lanzamos 12 acciones que consideramos imprescindibles para cuidar desde la excelencia al recién nacido prematuro y su familia, con el objetivo final de obtener los mejores resultados en salud para el binomio niño/a-familia.

Los 12 puntos, que pretendemos desarrollar en los 12 meses de 2019, son el fruto del trabajo colaborativo de distintos profesionales: pediatras especialistas en Neonatología, enfermeras neonatales y miembros de la Asociación de Padres de Niños Prematuros (APREM). El documento ha surgido tras varias reuniones de trabajo que perseguían identificar y explicitar aquellos elementos que el grupo consideraba esencial para una asistencia de excelencia. Somos conscientes de que estas medidas imprescindibles están desigualmente desarrolladas en la asistencia neonatal actual en nuestro país; algunos como la integración plena de los padres en los cuidados apenas están esbozados. No obstante, creemos que estos puntos han de constituir los criterios esenciales para evaluar la calidad asistencial que se debe ofrecer a los recién nacidos prematuros en los próximos años.

Cada uno de los aspectos considerados imprescindibles tiene su propio desarrollo. No obstante, el presentar la imagen de 12 imprescindibles facilita identificar rápidamente de un vistazo los aspectos esenciales que fundamentan hoy el mejor cuidado asistencial del neonato prematuro.

Así, en el campo clínico, desde NeNe, consideramos urgente y necesario establecer protocolos para evitar los partos prematuros, optimizar la atención de los bebés en los primeros instantes de vida con una estabilización y reanimación realizada por profesionales expertos y protocolos que den seguridad en la aplicación de los cuidados paliativos perinatales, en caso de ser necesario.

La especialización de los profesionales que atienden a estos vulnerables pacientes es una exigencia clave: urge la formación de los profesionales de la Medicina y la Enfermería en el campo de la Neonatología y el Neurodesarrollo, en el desarrollo cerebral y pulmonar de los neonatos, capaces de proporcionar cuidados de excelencia ajustados a un paciente de alta complejidad.

Esta formación especializada debe incluir a los profesionales de hospitales y a los que trabajan en los centros de atención temprana. La atención al prematuro requiere de un equipo multidisciplinar, que incluya a profesionales de la Neonatología, de la Psicología, Fisioterapia, Logopedia y Trabajo Social.

Sin olvidar nunca que en el centro de la estrategia está el bebé y la familia como binomio inseparable. Así, adaptar la arquitectura de los hospitales y unidades neonatales para asegurar unidades de “puertas abiertas” donde las madres y padres puedan tener acceso libre para permanecer y participar plenamente en el cuidado de sus hijos es algo urgente. Otro punto clave sería adaptar los espacios de las unidades neonatales para favorecer intervenciones como el contacto piel con piel y la lactancia materna con la privacidad e intimidad necesaria.

Las familias deben ser las protagonistas en el cuidado de su bebé y sentirse acompañadas y respaldadas en todo momento. Un soporte entendido con visión de proceso, que incluye todas sus fases, desde la hospitalaria al alta domiciliaria o regreso a casa.

Estas medidas son ineludibles y urgentes.

15 Curiosidades científicas para aprender a mirar el mundo con otros ojos

Sapos y Princesas, El Mundo, 16/11/2018

El mundo está lleno de curiosidades científicas realmente sorprendentes que nos acompañan a diario. No solemos fijarnos y desconocemos la mayoría de los misterios que la ciencia ha conseguido desvelar, pero están ahí y es divertido conocerlas.

1. Neil Armstrong

Neil ArmstrongNeil Armstrong dejó sus botas y las de todo el equipo en la Luna, nueve en total. Son muchos que piensan que las dejaron porque estaba impregnadas de contaminación, pero en realidad se dejaron por razones de peso.


2. El corazón

El corazónEl corazón late aproximadamente 100.000 veces al día. Además, fruto de su actividad cardiovascular, emite unos cinco litros de sangre por minuto. Este total implica 300 litros cada hora, 7.200 diarios y algo más de medio millón de litros anualmente.


3. Insectos comestibles

 Insectos comestiblesExisten unas 2.000 especies de insectos comestibles y su consumo complementa la dieta de unos 2.000 millones de personas. Además, según datos de la FDA  de los Estados Unidos, se calcula que consumimos, sin darnos cuenta, entre 453 y 907 gramos de insectos al año.


4. Hedy Lamarr

Hedy LamarrAdemás de ser una conocida actriz austriaca, desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial la teoría del espectro ensanchado. Hoy, los vestigios de aquella tecnología se hallan en los métodos de codificación de datos empleados en conexiones Wi-Fi, telefonía móvil y otros campos de la comunicación inalámbrica.


5. Serpiente pitón

Serpiente pitónUna serpiente pitón puede tragarse un ciervo entero. También poseen una gran agilidad y velocidad en el ataque, lo que les permite incluso reptar por los árboles para alimentarse, y no de frutas precisamente: ¡pobres de los monos que anden por las ramas!


6. El cerebro humano

El cerebro humanoProduce electricidad continuamente y la cantidad suficiente como para encender una lámpara pequeña. También es capaz de procesar imágenes completas en tan solo 13 milésimas de segundo y consume 10 veces más energía de lo que debería teniendo en cuenta su tamaño.


7. El árbol más viejo del mundo

El árbol más viejo del mundoEl árbol vivo más viejo del mundo tiene 4.847 años, se llama Matusalén, en un guiño al personaje bíblico que vivió hasta los 969 años, y se encuentra en el Bosque Nacional Inyo, en el centro de California, Estados Unidos. Es un ejemplar de Pinus longaeva.


8. Los osos polares

Los osos polaresBajo su abundante pelaje tienen la piel negra. Viven en el Polo Norte con unas temperaturas que oscilan entre los 10 y los -30ºC. ¿Su secreto? Una capa de grasa de unos 11 centímetros que los mantienen caliente. Además, su pelo es repelente al agua.


9. El Sol

El SolEs el objeto más grande del sistema solar y es 30.000 veces más grande de la Tierra. Júpiter, que es el segundo más grande, es 1.300 veces mayor que la Tierra. Además, en su núcleo, el sol alcanza temperaturas de 15 millones de grados centígrados.


10. Los mamíferos más longevos

Los mamíferos más longevosSe trata de las ballenas boreales, que viven más de 200 años y pueden llegar a pesar entre 100 y 120 toneladas con una longitud de 18 metros aproximadamente. Estos animales también tienen un misterioso y cambiante repertorio de cantos.


11. Inventados por mujeres

Inventados por mujeresLa cafetera, las galletas con trocitos de chocolate, el Tipp-ex, el monopoly, los limpiaparabrisas, los cristales antirreflectantes y los pañales desechables fueron diseñados por mujeres. A muchas de ellas no las conocemos, pero sus ideas brillantes transformaron nuestra vida.


12. El telégrafo

curiosidades científicasEl telégrafo fue uno de los inventos que más revolucionó las comunicaciones, ya que permitía la comunicación a larga distancia de forma instantánea. Fue la primera red mundial que empleaba el mismo lenguaje en todo el mundo: el código Morse. Sembró la semilla para que décadas después surgiera el teléfono.


13. Nuestra piel

Nuestra pielDe nuestra piel se desprenden entre 30.000 y 50.000 células muertas por minuto. Además, su grosor varía dependiendo de la zona que se trate, por ejemplo, en la planta del pie mide unos 4 milímetros y en el párpado unos 0.5 milímetros.


14. Alfred Nobel

Alfred NobelEl químico, ingeniero, inventor y fabricante de armas sueco que creó los prestigiosos premios que llevan su apellido, inventó la dinamita. Durante toda su vida registró un total de 350 patentes debido a su gran espíritu inventor y sus amplios conocimientos.


15. El cuerpo humano

El cuerpo humanoEn el cuerpo humano se pueden encontrar 37 billones de células distintas y casi el triple, unos 100 billones, de microbios. Además, en tan solo 30 minutos produce la cantidad de calor suficiente como para hervir 4 litros de agua.

¿Cómo podemos los padres cambiar el típico menú infantil de pasta y pollo?

¿Cómo podemos los padres cambiar el típico menú infantil de pasta y pollo?

Sapos y Princesas, El Mundo, 15/11/2018

¿Qué deben comer nuestros hijos? Los padres sabemos que tienen que mantener una alimentación sana y variada pero curiosamente los menús infantiles en muchos hogares y restaurantes consiste siempre en pasta y nuggets de pollo. Un menú fácil y poco variado con el que nos aseguramos de que los niños coman pero que quizás no tiene las propiedades nutricionales necesarias.

Los padres elegimos los menús infantiles

Los padres debemos ser sinceros con nosotros mismos y reconocer que nosotros somos los que solemos elegir el menú que comen nuestros hijos. Los niños al menos cenan todos los días en casa y cuando salimos fuera a algún restaurante toman lo que sus padres les eligen. Quizás sea el centro escolar el único sitio en el que no elegimos el menú infantil y que suele mantener las propiedades nutricionales adecuadas a su edad.

¿Qué tienen en común estos menús infantiles? Normalmente de primero ofrecen pasta o arroz y de segundo pollo, hamburguesas o perritos. Platos fáciles con los que los niños comen rápido y con los que no causan problemas. Prácticos cuando estamos fuera de casa. Cierto que no somos los padres los que dictan estos menús pero tampoco elegimos otros platos como salmón con verduras o filete de merluza con ensalada.

La alimentación infantil y la obesidad

La obesidad infantil ha aumentado de forma alarmante en los últimos años. Según la OMS la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. “El problema es mundial y está afectando progresivamente a muchos países de bajos y medianos ingresos, sobre todo en el medio urbano. La prevalencia ha aumentado a un ritmo alarmante. Se calcula que en 2016, más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo tenían sobrepeso o eran obesos”, explican desde la OMS.

El problema es que los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta. Debido a su obesidad tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Por lo tanto, si la tendencia mundial sigue, en un futuro aumentará la obesidad de los adultos probablemente de forma alarmante.

Ideas para mejorar la alimentación de nuestros hijos

Las causas de la obesidad infantil pueden ser el aumento del consumo de alimentos ultraprocesados y con grasas poco saludables y azúcares como por ejemplo la bollería industrial. El aceite de palma o de coco suele ser unos de sus componentes poco recomendables. También influye en esta tendencia a la obesidad el sedentarismo de los niños que suelen estar todo el día sentados viendo la televisión o con sus móviles o tablets. Nuestros hijos no practican suficiente ejercicio y eso repercute negativamente junto a la alimentación en su vida saludable.

La obesidad infantil aumenta de forma alarmante todos los años por lo que los padres tenemos que tomárnoslo en serio y cambiar los menús infantiles en el hogar y cuando salimos a comer o cenar fuera. Os vamos a dar varios truquillos sencillos para mejorar la alimentación de nuestros hijos.

1. Aumentar la cantidad de frutas y verduras

Solo incluyendo más frutas y verduras en su alimentación diaria estaríamos dando un gran paso contra la obesidad. Según la pirámide alimenticia los niños deberían tomarse todos los días. Después del agua, las frutas y las hortalizas son los alimentos que debemos consumir con más frecuencia y cantidad para mantener una dieta equilibrada. Todos los niños toman menos frutas y verduras de las que necesitan. Con un pequeño esfuerzo diario lograríamos aumentar esta ingesta y mejorar considerablemente su dieta.

2. Buscar una alimentación más variada

Los padres debemos buscar menús que incluyan más alimentos que la dieta fácil de pasta y pollo. Podemos en los primeros incluir platos de legumbres que les suelen gustar a los niños como las lentejas, verduras o sopas variadas. En cuanto a los segundos tenemos que aumentar los platos con pescado como merluza, gallo, lenguado o salmón que también cuando los prueban les suelen gustar a los niños.

3. No recurrir a productos sustitutos del azúcar

Es importante que rebajemos considerablemente el azúcar en la dieta de nuestros hijos. Y esto incluye no sustituir el azúcar por otros sustitutos como la miel, el sirope, la melaza o el azúcar moreno. Por supuesto tampoco recurrir a la sacarina o estevia.

4. Los padres lo tenemos que intentar

Muchas veces los padres pensamos que si les damos a nuestro hijo un menú diferente lo rechazarán y dejarán de comer. Los padres podemos conseguir cambios en la alimentación de nuestros hijos si nos lo proponemos. Poder es querer.

Podemos preparar platos divertidos que atraigan su curiosidad y que les animen a probar otros alimentos. También una buena idea es involucrarles en el proceso de la comida desde la compra al emplatado. Los niños disfrutarán como si se tratase de una aventura y descubrirán de donde salen los alimentos que llegan todos los días a su plato.

Los profesores de Matemáticas piden que se permitan las calculadoras en la selectividad

Las universidades valencianas prohíben desde 2015 el uso de calculadoras gráficas en la PAU – Cataluña, Castilla-La Mancha, Baleares y Canarias permiten cualquier tipo de dispositivo

Rafel Montaner, El Levante, 14/11/2018

El profesorado de matemáticas de Secundaria y Bachillerato de toda España dice basta. En un duro informe contra el veto a las calculadoras en las pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) en la mayoría de autonomías, como por ejemplo en la Comunitat, acusan a las universidades públicas de vivir «ancladas en el pasado» y dificultar «la mejora de la enseñanza y el aprendizaje de las matemáticas».

La Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas (Fespm) que preside el valenciano Onofre Monzó alerta de que «prohibir o restringir el uso de las calculadoras en las pruebas externas provoca que su presencia en las aulas prácticamente desaparezca y con ello, la oportunidad para mejorar la enseñanza y el aprendizaje de las matemáticas».

«Podemos decidir si queremos avanzar para mejorar la calidad de la enseñanza de las matemáticas o si preferimos permanecer anclados en el pasado con una escuela obsoleta y anacrónica, que prepara a su alumnado para que sea capaz de superar una prueba que no ha variado en 40 años, ni en su contenido ni en el uso de las herramientas tecnológicas», critica la Fespm.

Denuncia que la actual selectividad con calculadoras de hace 30 años, muchas de las cuales han dejado ya de fabricarse, «no evalúa la competencia matemática que la sociedad del siglo XXI requiere».

«Hace 40 años, tal vez, el modelo era adecuado, pero en la actualidad no tienen ningún sentido que haya restricciones en el uso de calculadoras científicas, gráficas y con cálculo simbólico», reiteran.

El caso valenciano

Las universidades públicas valencianas, que tienen la última palabra en la Comisión Gestora de las PAU en la Comunitat, prohíben desde 2015 el uso en la selectividad de calculadoras gráficas o simbólicas porque pueden almacenar información.

Hasta 2014 las calculadoras gráficas se podían usar sin restricciones, pero ese año dos de los 14 tribunales de la Politècnica de València las prohibieron, mientras que en las otras cuatro universidades se permitieron. La comisión dejó que los alumnos afectados repitieran el examen al no contemplar la prohibición las instrucciones de la PAU, pero dio la razón a los tribunales de la UPV y en 2015 introdujo el veto a las calculadoras gráficas que sigue en vigor.

Sin embargo, la Fespm argumenta que diseñar una Prueba de Acceso a la Universidad en la que el examen de matemáticas esté adaptado al uso de estos dispositivos «es factible, ya que estas calculadoras disponen del modo examen, es decir no almacenan, no transmiten y no reciben información».

Algo fácil de comprobar, ya que una luz se enciende en la máquina cuando se pulsa dicho botón. «El desconocimiento, la resistencia al cambio y la falta de voluntad de adaptar la prueba a la realidad tecnológica son motivos por los que determinados tipos de calculadoras están prohibidas en la PAU», critican.

Además, la Fespm subraya que el uso de la calculadora en Bachillerato «es obligatorio al formar parte del currículo y las pruebas deberían confeccionarse incluyendo en su diseño el uso de cualquier modelo».

Para el profesorado de matemáticas la decisión de prohibir determinados tipos de calculadora en la selectividad, no solo implica «un perjuicio para el alumnado sino que carece de todo fundamento e incumple la ley». En este sentido, Monzó, critica que «el modelo de examen de Matemáticas en la selectividad de la Comunitat es el mismo de hace 30 años a pesar de que el currículo de la asignatura ha cambiado tres veces (Logse, LOE y Lomce)».

Diferencias autonómicas

A todo esto se añade la disparidad de criterios en cuanto al uso de calculadoras por autonomías, pese a que el distrito universitario es único. Cataluña, Baleares, Castilla-La Mancha y Canarias permiten utilizar cualquier tipo, la Comunitat solo deja usar las científicas. Madrid, Aragón y Andalucía incluso ponen trabas a estas calculadoras más básicas, aceptando solo los modelos más primitivos que se utilizan en 1.º y 2.º ESO.

5 Mitos y realidades del bilingüismo

5 Mitos y realidades del bilingüismo

Alex PerDel, Sapos y Princesas, El Mundo, 13/11/2018

La crianza bilingüe es más normal de lo que pueda parecernos, en la mayoría de regiones pobladas del planeta se hablan dos o más lenguas, siendo Europa la región donde hay mayor extensión de población monolingüe, de ahí que para muchos de nosotros, pensar en criar en dos lenguas nos pueda parecer raro, difícil y sobre todo lleno de bulos. Pero, ¿cuáles son los mitos del bilingüismo?

Respuestas a los mitos del bilingüismo

1. Aprender dos lenguas al mismo tiempo confunde al niño

Tal vez pensamos como adultos y nos ponemos en la situación de que si dos personas nos hablan en distintas leguas, nos resultaría muy confuso.

En cambio hay que verlo desde el prisma de que los bebés no entienden idiomas cuando nacen, por lo que no percibirán confusión entre una o más lenguas.

A nivel neuronal, el bilingüismo mejora la ‘flexibilidad cognitiva’, el cerebro trabajará a otra velocidad, ampliando la capacidad auditiva del niño y por consiguiente mejorando el desarrollo de las regiones cerebrales asociadas a las funciones ejecutivas. Es decir aquellas tareas que requieren control inhibitorio, memoria de trabajo visuoespacial o flexibilidad cognitiva. (Crivello et al., 2016)

2. Empezar cuando ya haya aprendido la lengua materna

Muchas familias empiezan a interesarse por introducir una segunda lengua cuando el niño está en edad escolar, basándose en que primero debe aprender a comunicarse en una sola lengua materna para tener las bases para la segunda.

Este es uno de los mitos del bilingüismo que se desmonta según el estudio de Kovacs y Mehler, 2009, en el que se prueba que los bebés monolingües y bilingües presentan diferencias neuronales desde los 7 meses de edad. El cerebro de un bebé está cómo suele decirse en blanco y capacitado para captar y registrar cualquier fonema de cualquier lengua hasta los 11 meses, periodo a partir del cual se empieza a formar el desarrollo del habla y se discriminan los sonidos no asociados a las lenguas que conoce.

Esto no quiere decir que no se pueda aprender una segunda lengua pasados los 11 meses de edad, ni que no podamos hacerlo de adultos. Lo que el estudio viene a demostrar es que siempre será más difícil de introducir y menos natural para el cerebro cuanto más tiempo tardemos.

Mitos del bilingüismo
El bilingüismo mejora la ‘flexibilidad cognitiva’ y amplia la capacidad auditiva del niño

3. Los niños bilingües tardan más en hablar

“Las investigaciones indican que el bilingüismo no causa retrasos en el desarrollo del habla ni la adquisición de lenguaje”, informa Ellen Stubbe Kester, Ph.D., presidente de Bilinguistics.

Cada niño tarda un tiempo diferente en comenzar a hablar, ya sea bilingüe o monolingüe no existe una correlación entre el bilingüismo y la edad en la que un niño comienza a hablar.

Es más, los niños bilingües tienen un doble recurso lingüístico, por lo que al comienzo del desarrollo del habla, habrá palabras que dirá en una lengua y otras en otra. Su intensión es la de comunicarse y hacerse entender, para ello dispone de más vocabulario que un monolingüe. Por ejemplo si ‘car’ es más fácil que pronunciar ‘coche’ elegirá primera opción.

4. El bilingüismo produce tartamudez y trastornos del habla

Los trastornos del habla como la tartamudez no son exclusivos de las personas bilingües. De hecho tampoco se da en una de las dos lenguas.

Es decir, si una persona monolingüe es tartamuda y aprende una segunda lengua de adulta, también lo será en esta. Si un niño es criado bilingüe desde la cuna y tiene algún trastorno del habla, lo tendrá en ambas lenguas.

5. Los no nativos no pueden expresar las emociones en una segunda lengua

Se trata de otro de los mitos del bilingüismo más escuchado. Muchas familias están convencidas de las ventajas de un segundo idioma, como saber otra lengua tiene grandes ventajas, pero que por no ser nativos ninguno de sus progenitores, no pueden expresar las emociones en una lengua que no es la suya materna.

En casa somos padres no nativos, criamos bilingüe mediante el método OPOL (un padre, una lengua) y expresamos las mismas emociones de amor, sorpresa, tristeza o enfado en una lengua u otra. ¿Cómo si ninguno tiene un alto nivel de inglés?

A través del lenguaje no verbal, pensamos en una segunda lengua como vocabulario, frases y expresiones gramaticales. Cuando el lenguaje corporal y de entonación llegan mucho más lejos que las palabras.

Los gestos, miradas, caricias y el tono de voz es lo primero que le llega a un niño, antes de que sea capaz de entender el significado de las palabras. De ahí que se pueda transmitir las emociones en una segunda lengua conociendo más o menos expresiones. Los libros son una gran herramienta para que los niños se familiaricen con otra lengua.

En Crecer en Inglés somos ya más de 200 familias criando bilingüe sin ser nativos. Ayudamos a más familias a romper con los mitos y bulos para poder emprender esta aventura bilingüe.

 

Causas frecuentes del dolor de cabeza en niños

Causas frecuentes del dolor de cabeza en niños

Sapos y Princesas, El Mundo, 12/11/2018

Los dolores de cabeza leves o cefaleas son muy frecuentes, tanto en adultos como en niños. Son molestias de baja intensidad en la zona de la cabeza, el cuero cabelludo o el cuello, que, en la mayoría de las ocasiones, suelen desaparecer rápidamente y no requieren un tratamiento intensivo. Sin embargo, es importante conocer los detonantes más habituales, lo que podemos hacer para aliviarlos y en qué ocasiones es importante visitar a un médico para descartar alguna condición subyacente. Además, como padres, nos preocupa especialmente saber de dónde provienen estas molestias en nuestros hijos. Por ello, te explicamos las causas frecuentes del dolor de cabeza en niños para poder ponerle remedio.

¿Por qué un niño tiene dolor de cabeza?

Como ya hemos comentado, un dolor de cabeza ocasional no es motivo de preocupación, pues diversas causas pueden detonar estas molestias y, una vez identificado el motivo que lo desencadena, es fácil ponerle fin. Sin embargo, si suceden con cierta frecuencia, es necesario ir al pediatra para poder obtener un diagnóstico, descartar problemas de salud mayores y saber qué clase de cefalea sufre el niño. Algunas de las más comunes son la tensional, la migraña o jaqueca y en racimos. Las dos últimas son muy poco frecuentes en menores.

Algunas de las causas más comunes que pueden provocar dolores de cabeza en niños son:

1. Falta de hidratación o alimento

Es muy importante mantener al niño bien hidratado y alimentado para que los músculos de los ojos y el cerebro cuenten con la cantidad de agua necesaria para realizar sus funciones. Si está deshidratado, el cuerpo no puede regular la temperatura y como consecuencia, los vasos se dilatan provocando intensos
dolores de cabeza.

2. Cansancio o tensión emocional

No es nada extraño que, ante un examen importante o una prueba decisiva, el niño se queje de este tipo de molestias. Las situaciones de estrés emocional y el cansancio provocan a menudo una contractura muscular, completamente involuntaria, que, de manera mantenida en el tiempo, suele desencadenar este típico dolor de cabeza. El estrés y la ansiedad también son detonantes muy comunes.

3. Falta de sueño o dormir mal

Numerosos estudios demuestran que la falta de horas de sueño produce cefaleas, y por ello, es muy importante respetar el tiempo de descanso y tener en cuenta que, según la edad, se necesita más o menos horas de sueño. Un bebé recién nacido debe descansar más o menos 18 horas al día. A medida que se va creciendo, lo ideal es que el sueño se vaya modulando entre las 10 y las 8 horas al día. Cuando somos adultos, es recomendable dormir 8 horas diarias.

4. Alergias, gripes, resfriados e infecciones respiratorias

Enfermedades comunes como resfriados, gripes, infecciones de oído o sinusitis son algunas de las causas más frecuentes de estos dolores, que suelen desaparecer con la medicación recetada.

5. Problemas de visión

Cuando un niño tiene problemas de visión no detectados es completamente normal que le duela la cabeza, pues los músculos de sus ojos están constantemente haciendo un sobreesfuerzo para poder captar las imágenes y estímulos exteriores.

Consejos para aliviar el dolor de cabeza en niños

Cuando son molestias leves, lo más normal es que desaparezcan con un tiempo de descanso o una siesta corta. Incluso puede ser muy útil practicar técnicas de relajación. Si el dolor se debe a falta de hidratación o a haber comido poco, el problema se soluciona fácilmente administrando al pequeño líquido y comida, por ello es importante entender los posibles detonantes de la molestia para actuar en consecuencia.

¿Cuándo ir al pediatra por un dolor de cabeza?

Aunque los dolores de cabeza no suelen revestir gravedad, es importante que se acuda al pediatra si se producen algunos de los siguientes síntomas o circunstancias:

  • Las molestias son muy intensas
  • El dolor de cabeza deja de ser ocasional y se convierte en algo frecuente
  • Se produce a consecuencia de un golpe
  • El dolor le despierta por la noche
  • Presenta cambios en su comportamiento
  • Tiene vómitos
  • Tiene visión doble
  • Detectas en él alguna alteración del habla
  • El dolor altera a su capacidad para hacer una vida normal

Además, el diagnóstico médico es importante para saber exactamente qué tipo de cefalea presenta el niño, y, de esta manera, saber si es necesario seguir algún tipo de tratamiento o recomendaciones especiales.

 

La reforma educativa permitiría superar Bachillerato con un suspenso

La reforma educativa permitiría superar Bachillerato con un suspenso

Alfonso Torices, Las Provincias, 10/11/2018

El borrador de reforma de la Lomce que el Gobierno pretende aprobar la próxima primavera, si antes obtiene los apoyos políticos suficientes, incluye dos medidas de calado para tratar de aumentar el número de jóvenes que logran el título de Bachillerato y, por lo tanto, reducir el alto porcentaje existente en España de abandono de los estudios posobligatorios.

El documento que la ministra de Educación quiere llevar antes de fin de año a la aprobación del Consejo de Ministros y en enero al Parlamento, prevé que los alumnos de Bachillerato puedan obtener el título académico aunque terminen el ciclo con una asignatura suspensa siempre que se cumplan determinadas condiciones.

En la actualidad, para lograr el título de Bachillerato, y así poder realizar las pruebas de acceso a la universidad o matricularse en un ciclo superior de FP, es indispensable tener aprobadas todas las materias que se estudian en sus dos cursos.

La idea es aplicar al Bachillerato una medida que desde hace años ya disfrutan los estudiantes universitarios. «La posibilidad de obtención del Bachillerato por compensación en caso de superar todas las materias salvo una», indica el borrador de reforma de la Lomce. Este mecanismo de compensación consiste en que la junta de evaluación del centro educativo analice la trayectoria académica del estudiante y decida si ha adquirido los conocimientos y las competencias suficientes para titularse en Bachillerato con independencia de la materia suspensa.

Esta posibilidad, en todo caso, nunca estaría en vigor antes del próximo curso (el 2019-2020), porque por muy urgente que se tramitase y aprobase la reforma de la Lomce el ministerio tiene como objetivo empezar a desplegar sus efectos en el ejercicio siguiente.

La segunda medida incluida en el borrador elaborado por el ministerio y orientada a minimizar el número de jóvenes de Bachillerato que no logra titularse, y que por lo tanto que se cierra las puertas a ampliar el currículo con estudios superiores, está pensada para dar una segunda oportunidad a los repetidores. La propuesta, que como todo el proyecto legislativo está sujeta a modificaciones durante su trámite parlamentario, es la posibilidad «excepcional» de que los estudiantes con mayores dificultades (los repetidores) puedan disponer de tres años en vez de dos para poder titularse en Bachillerato.

Reducir el abandono

La medida estaría enfocada a quien debería repetir primero de Bachillerato por haber suspendido más de dos asignaturas. Se le abriría la posibilidad de que en su segundo año en el ciclo podría cursar las materias que tenga pendientes de primero y alguna del segundo curso, para que así pueda tratar de aprobar con mayor facilidad en el tercer año el resto de asignaturas de segundo que le permitiesen titularse. Esta regulación «flexible» del Bachillerato podría beneficiar al entre 10% y 15% de los estudiantes que cada curso de media repiten en España en este ciclo educativo, muchos de los cuales, sin esa facilidad, terminan por abandonar los estudios.

De hecho, España tiene uno de los porcentajes en titulados en Bachiller o estudios de FP equivalentes (grado medio) más bajo de los países desarrollados. Según los datos de la OCDE, el 35% de los españoles de entre 25 y 34 años no cursó o no logró terminar estos estudios de secundaria posobligatorios, cuando la media de los países de la organización es de menos de la mitad, del 16%.

El borrador de reforma de la Lomce, de hecho, también toma una amplia batería de medidas para tratar de aumentar el porcentaje de los estudiantes que se titulan en ESO y, por lo tanto, que no se ven abocados al abandono temprano de los estudios por no poder acceder a Bachillerato o FP de grado medio. La cifra de abandono escolar temprano de España, sobre el 18% de los jóvenes, duplica la de la Unión Europea.

El proyecto de reforma prevé planes personalizados de estudios para ayudar a titularse a los repetidores de la ESO, termina con los «itinerarios» que a partir de tercero de la ESO orientaban a los alumnos a Bachillerato o FP, y prevé la posibilidad de que los alumnos de FP Básica logren el título de ESO si el equipo docente cree que cumplen los objetivos y competencias necesarios.

 

Cinco pasos para criar a un niño mentalmente fuerte

Entrenar el cerebro de los más pequeños constituirá la base de su fortaleza y confianza en el futuro

Cinco pasos para criar a un niño mentalmente fuerte

Estefania Grijota, El País, 09/11/2018

La mente es ese poderoso músculo que necesita de un entrenamiento continuo para conseguir todos nuestros propósitos en la vida. Y, quizás, cuando hablamos de crianza, aún más, pues el reto no solo es que los adultos nos mantengamos emocional y físicamente fuertes, sino conseguir trasladar a los niños las herramientas necesarias para que, desde muy pequeños, comiencen a desarrollar la mejor versión mental de sí mismos. Y hoy en día, además, a un ritmo más acelerado, lleno de cambios constantes y rápidos que requieren de medidas más veloces y eficaces.

Así, desde que los niños comienzan a comunicarse de forma intencional, normalmente, entre los tres y los seis años, deben comenzar a atender a su salud mental y a ser conscientes y reconocer sus reacciones y emociones. Para Amy Morin, psicóloga y terapeuta familiar, experta en fortaleza mental y reconocida internacionalmente por su superventas “13 cosas que las personas mentalmente fuertes no hacen”, las claves para educar a niños mentalmente fuertes son, en resumen, estas cinco:

1. Establecer como prioridad el cuidado de la mente

El entrenamiento mental es la clave para la consecución de los objetivos, no solo para los niños, sino también los adultos. A partir de aquí, al igual que les dictamos a los niños cuando es la hora del baño, de vestirse o de lavarse los dientes, la psicóloga recomienda un espacio de tiempo para entrenar la fortaleza mental. ¿Cómo? Practicar la gratitud en familia o centrarse en el momento presente, y sin agobios, constituye el primer paso, más allá de tener claro cuando es necesaria la visita a un psicólogo en el caso de que se pudiera requerir.

Además, y según Morin, tener presente en todo momento estos cuidados es un gran paso hacia la mejora de la autodisciplina, la gratificación tardía, la agilidad o la perseverancia. Estas claves son para ayudar a los niños a interiorizarlas desde pequeños, y a que ellos mismos las puedan experimentar mejor para sus propios propósitos en el futuro.

2. Hablar siempre de sentimientos y verbalizar esta palabra

Este es el punto más relevante porque constituye el más efectivo a la hora de lograr fortaleza mental, pero quizás sea el más complejo de todos. Aparte de “enfadado”, “contento” o “emocionado”, la experta asegura que la mayoría de los padres rara vez mencionan la palabra sentimientos y, en consecuencia, los niños no están aprendiendo a identificarlos ni a adquirir las habilidades necesarias para enfrentarlos.

“Hablar sobre cómo sus emociones se involucran en sus decisiones y enseñarles de manera proactiva a manejarlas saludablemente, resulta crucial para tratar sus conflictos diarios”, expone.

3. Involucrarles en la resolución de algunos problemas para construir una mayor fuerza mental en familia

Todos necesitamos fuerza mental en la vida, por lo que a los más pequeños hay que dejarles que experimenten algunos de los problemas familiares en los que puedan estar involucrados para que, precisamente, se impliquen, participen y colaboren en su resolución. Esta una de las mejores estrategias para volverse más fuertes, no solo los niños, sino convertir los posibles errores, en momentos de enseñanza y aprendizaje.

Existen numerosos estudios que muestran que el 60 por ciento de los estudiantes universitarios dicen que han sido preparados académicamente para la universidad, pero no preparados emocionalmente. Una tendencia, que además, y según una encuesta realizada en 2015 por el Center for Collegiate Mental Health (CCMH) cada vez son más los estudiantes que buscan tratamiento para la ansiedad o la depresión, datos alarmantes que esclarecen la vital importancia de construir la fuerza mental en el núcleo familiar y escolar.

4. Enseñarles a pensar de manera realista

Cuando tu hijo expresa dudas respecto de sí mismo, y comenta, por ejemplo “No soy capaz de hablar en público en clase”, o expresan una culpa excesiva, hablan de forma catastrófica o tienen pensamientos muy negativos, una estrategia es enseñarles a pensar de manera diferente o no tan dramática ¿Cómo?

Amy Morin asegura que se les debe explicar que sus pensamientos no siempre son verdaderos, y probar que su cerebro está equivocado. “Muéstrele a su hijo que no siempre escuchas tu tampoco a tu cerebro y que también le dices, desde la serenidad, cosas como “Hoy voy a intentar hablar en público, lo conseguiré”. De esta forma, se les traslada la idea de que nada es estático, todo, con intención, siempre puede variar y cambiar.

5. Sé un modelo para realizar acciones positivas

Los niños necesitan saber que pueden comportarse, a veces, en contra de sus sentimientos, pero sin omitirlos, por supuesto. De hecho, su comportamiento puede cambiar sus propios sentimientos, y si, por ejemplo, han tenido un mal día en el colegio, siempre se puede elegir hacer algo que le haga sentir mucho mejor y distraerse.

Así, al igual que en el punto anterior, la clave está en intentar ser un buen ejemplo a seguir y mostrarle a su hijo que, a veces, uno mismo puede comportarse en contra de sus propios sentimientos, por muy desagradables que sean.

 

La figura del árbitro surge para imponer acuerdos a padres separados

Justicia ensaya experiencias piloto que impulsan la mediación entre parejas separadas con hijos muy conflictivas

Un padre acude al Palacio de Justicia de Navarra para entregar a sus hijos a su exmujer en agosto.

Maria Sosa, El País, 01/11/2018

Uno quiere que el niño haga la comunión, y el otro, no. Uno prefiere educación privada, y el otro, pública. Uno quiere llevarse al crío a la boda de un primo, pero ese fin de semana no está contemplado en el régimen de visitas y el otro se niega. No se ponen de acuerdo sobre el corte de pelo, la ortodoncia…

Hay progenitores que, una vez divorciados, trasladan sus conflictos a los tribunales. Carecen de canales de comunicación. Sus expedientes crecen durante años, con escritos y denuncias cruzadas, aumentando la sobrecarga en los juzgados. La figura del coordinador de parentalidad, aún incipiente en España, puede marcar la diferencia en estos casos y, por orden del juez, ayudar a tender puentes entre los padres, siempre en interés del menor. Se han desarrollado con éxito proyectos piloto en Cataluña, Valencia y Madrid. El Ministerio de Justicia quiere impulsar la figura y estudiar su aplicación a través de programas piloto.

“Antes no tenía ningún tipo de comunicación con mi exmujer. Ahora hablamos por teléfono y recojo a mi hija pequeña en el patio de su casa”, cuenta Alfredo, un valenciano que prefiere no dar su verdadero nombre. Se separó en 2014. Durante años no se respetó el régimen de visitas establecido en la sentencia y, por cada incumplimiento, él iba al juzgado. A principios de 2018 fueron derivados a coordinación de parentalidad. “Ahora, mi hija pequeña, que tiene siete años, viene conmigo a casa. Y aunque sigo sin ver habitualmente a la mayor, que es adolescente, nos hemos sentado a hablar, todo un avance”, cuenta.

El coordinador de parentalidad actúa en nombre del juez. Existen importantes diferencias con la figura del mediador. A este último, los padres recurren voluntariamente, no puede tomar decisiones y debe respetar la confidencialidad de las sesiones.

En cambio, un juez puede obligar a una familia a acudir a coordinación de parentalidad. Y el coordinador debe informar sobre la evolución de los casos. Además, puede entrevistarse con el entorno de los niños: no solo con los padres, también con el resto de la familia, el colegio, los propios menores… Si los progenitores no llegan a un acuerdo, sí puede decidir. Les da pautas para relacionarse. Su papel es velar por los niños, que sufren las consecuencias de la incomunicación de sus padres. Requiere de profesionales muy cualificados y con experiencia en conflicto familiar, normalmente psicólogos y trabajadores o educadores sociales. Los expertos puntualizan que es un instrumento indicado en casos de alto conflicto, pero no de violencia de género.

La práctica es incipiente en España y la figura no está regulada por ley. “La primera sentencia se dictó en 2012”, explica Pascual Ortuño, magistrado de la Audiencia de Barcelona. Él fue el ponente. “Hay un índice importante de casos con conflictos. Supe de un instrumento del mundo anglosajón, fundamentalmente Estados Unidos y Canadá, que presta ayuda en los juzgados para que las familias cumplan las sentencias”, cuenta. Se decidió a aplicarlo. En 2015, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña avaló la figura. Y la Generalitat impulsó un proyecto piloto que duró dos años y medio. Trataron 14 casos con 23 voluntarios a los que formaron previamente. Más de un año después, están evaluando los resultados. “Tenemos que analizar el coste-beneficio de la figura y su implantación, incluyendo el perfil de profesional y de las familias”, explica Gemma Capdevila, subdirectora de Derecho y Entidades Jurídicas del Departamento de Justicia.

Jueces y abogados de familia defienden esta figura. A mediados de mes, los jueces decanos asistieron en Melilla a unas jornadas en las que abordaron el asunto. “Los proyectos piloto evidencian una reducción drástica de la litigiosidad y una mejora sustancial en las relaciones paternofiliales”, consta en el comunicado. A finales de junio, más de 73.000 asuntos estaban en trámite en los juzgados de familia, según datos del Consejo General del Poder Judicial. “Calculamos que en materia de ejecución de sentencias, hay alrededor de un 15% de casos con conflictos. Dan mucho trabajo. Y en apelaciones pueden llegar a ser la mitad de los expedientes”, apunta el magistrado Ortuño.

Pedro Viguer, juez decano de Valencia, fue uno de los impulsores del proyecto piloto en la región. A mediados de 2017, el equipo psicosocial de los juzgados de Valencia inició un programa con 10 familias. “En casi todos los casos, los padres están cumpliendo las sentencias y se ha iniciado el camino hacia la normalización”, dice. A esas 10 familias se sumaron otras cinco. Y la Generalitat quiere ampliar el programa y ha acordado con el colegio de psicólogos que se disponga de una bolsa de profesionales para que puedan actuar en peritajes, que costeará el Gobierno regional a requerimiento de los jueces.

Fuentes del Ministerio de Justicia explican que están interesados en la figura, que van a estudiar a través de proyectos piloto de un año en lugares como Badajoz o Murcia. El primero de ellos ya se está llevando a cabo en Madrid, en un centro de intervención parental recientemente inaugurado y que supuso al Ayuntamiento una inversión de 1,4 millones de euros. Uno de los servicios que prestan es la coordinación de parentalidad. “Somos tres profesionales con experiencia en casos de conflicto familiar”, indica el director, Félix Arias. “Recibimos a los padres aquí, la periodicidad depende del caso, puede ser semanal o cada más tiempo”, señala. “Todo es transparente. Se trata de evitar que padre y madre sean partes en un conflicto y sean equipo. Que entiendan que la familia se reconfigura”, añade.

Además de en Cataluña, Madrid y Valencia, en estos años también se han dictado sentencias que recogen esta figura en autonomías como Aragón o Baleares. En la Comunidad de Madrid, Majadahonda ultima un proyecto.

Juan Pablo González del Pozo, uno de los tres jueces que interviene en el proyecto del Consistorio madrileño, confía en que se pueda aliviar la sobrecarga de trabajo. “En cada juzgado de familia de Madrid hay entre 10 y 20 casos vivos de alta conflictividad”. Apunta que extender los programas piloto requeriría de una gran inversión pero se muestra esperanzado con la figura: “Intento poner sentencias claras, pero un juez no puede regular la vida”.

ALTO GRADO DE ESPECIALIZACIÓN Y EXPERIENCIA

Los coordinadores de parentalidad ponen de relieve la importancia de la especialización y de la experiencia en este campo. Al no estar regulada por ley la figura, no queda recogido quién debe desempeñar esta labor. Profesionales vinculados al derecho de familia apuntan que pueden provenir de la psicología, del trabajo social o del derecho, y que deben tener experiencia en casos de conflicto familiar, en técnicas de mediación y con formación específica en la materia.

“Una de las cosas que me enfadaron mucho con la mediación es que en cierta medida se convirtió en un negocio de formación. En ese campo hay cursos en los que no se imparte práctica, solo teoría, y con eso se puede trabajar”, apunta María Jesús Portillo, presidenta de la Asociación de Coordinadores de Parentalidad de Aragón, que aglutina a cinco psicólogas. Pide que no ocurra lo mismo con la coordinación de parentalidad, “dado el alto nivel de conflicto” de las familias con las que trabajan.

“Los cursos que ahora mismo se ofrecen en nuestro campo tienen entre 100 y 300 horas”, señala Marilén Villalonga, de la Asociación Balear para el Apoyo a la Infancia y su Entorno. También ella se dedica, entre otros asuntos, a la coordinación de parentalidad. De hecho, fue una de las impulsoras de un proyecto financiado en 2015 por la Obra Social la Caixa y que supuso la puesta en marcha de esta figura en Mallorca, “donde se han dictado unas 10 sentencias”.

“Es importante que quien se dedique a esto esté muy formado y especializado. Los americanos tienen claro que, en caso de que un abogado especialista en derecho de familia quiera dedicarse a la coordinación, debe tener un posgrado en salud mental y formación específica en la materia”, añade Villalonga.

Cómo explicar la muerte a un niño según su edad

Cómo explicar la muerte a un niño según su edad

Sapos y Princesas, El Mundo, 07/11/2018

Nacer y morir forma parte ineludible de nuestro ciclo vital. Afrontar este asunto con los niños es algo bastante complicado, ellos están acostumbrados a ver la muerte como algo ajeno a su entorno. La pérdida de un amigo o familiar es un asunto delicado y  muchas veces es un tema evitado en la familia.Para aclararnos abordamos algunos aspectos para saber cómo explicar la muerte a un niño.

Según el psicólogo infantil Guillermo Sánchez Gutiérrez, para afrontar este tema siempre hay que ir con la verdad por delante, porque la muerte resulta ya de por sí consustancial al ser humano y evitar hablar de ella es evitar la realidad de nuestra naturaleza.

Explicar la muerte a un niño: ¿Cómo abordarlo?

1. Comunica la noticia lo antes posible y de forma clara

Uno de los errores que solemos cometer algunos padres es querer evitar que nuestros hijos pasen por una situación dolorosa. Para ello, hay que discernir entre si estamos queriendo evitar dolor de los niños o por el contrario no somos capaces de enfrentarnos a la ansiedad que nos genera la situación.

Otros de los grandes fallos que cometemos es mentir a los niños y demorar decirles que un ser querido ha muerto, ¿cómo puede afectarles? La muerte puede repercutir en la confianza que como hijos depositan en los padres puesto que tarde o temprano lo sabrán.

Debemos ser modelos para nuestros hijos y si nosotros mentimos estamos legitimando el hecho. Por ello, tenemos que comunicar la noticia a los niños lo antes posible y lo debe hacer una persona de confianza, como pueden ser los padres. No debemos utilizar eufemismos para explicar lo ocurrido, simplemente debemos contarles la verdad adaptada a su forma de entender las cosas.

2. Ten en cuenta su edad para abordar el tema

La edad es uno de los factores clave para explicar la muerte a un niño:

  • De 0 a 2 años: Al tratarse de niños pequeños, debemos mantener sus rutinas y horarios. De esta forma, le transmitiremos tranquilidad, seguridad y estabilidad en el ambiente.
  • De 2 a 6 años: Se trata de una edad en la que los niños formulan muchas preguntas. Debemos estar preparados para responder a sus duda de la forma más clara posible, así nuestros hijos verán la muerte como un hecho natural e irreversible.
  • De 6 a 10 años: La capacidad de razonamiento a esta edad es mayor. Por ello, muchos empiezan a tener iniciativa de querer participar en los rituales de despedida, siempre y cuando les hayamos explicado en qué consistirá con suficiente antelación. Si acuden al funeral, no hay que dejarles solos y hay que ir respondiendo a todo aquello que nos vayan preguntando.
  • De 10 a 13 años: En la edad preadolescente seremos un ejemplo para ellos a la hora de asumir una pérdida y seguir adelante. Para ello, debemos mostrarnos cercanos y dispuestos a escucharles.

3. Conoce las diferentes fases por las que pasarán

El menor puede atravesar diferentes fases en muy poco tiempo, lo habitual es un proceso basado en la protesta, el miedo y la vuelta a la normalidad. No obstante, debemos tener en cuenta que cada niño es distinto y que puede expresar sus sentimientos de diferente manera. Nosotros, como padres, debemos conocerles y transmitirles apoyo en cada momento.

Explicar la muerte a un niño

4. Pon atención en sus reacciones 

La muerte es una situación complicada que puede suponer un duelo para los niños. Si esto ocurre puede llegar a suponer un problema en su desarrollo normal. En este caso, debes acudir a un psicólogo para que tus hijos comprendan la situación y aprendan a expresar sus emociones.

5. Procura volver a la rutina

Ante todo, debemos seguir con la rutina de los niños e intentar volver a la normalidad lo antes posible. Aunque los primeros días debemos ser más comprensivos y flexibles.

Para afrontar este asunto siempre hay que ir con la verdad por delante porque evitar hablar de ella es evitar la realidad de nuestra naturaleza

Herramientas prácticas: Los libros

Los libros son una buena herramienta para explicar la muerte a un niño de forma sencilla. Por ello, hemos seleccionado algunos cuentos que quizás ayuden a poner posibles palabras que nos faltan para tratar la muerte, así como a poner imágenes en esos pensamientos que los niños no entienden. Pero, ante todo, debemos explicar la muerte de forma sincera, sin metáforas y con sus consecuencias desde el primer momento.

La importancia de la colaboración en la familia y sus beneficios

La importancia de la colaboración en la familia y sus beneficios

Sapos y Princesas, El Mundo, 06/11/2018

¿Te cuesta que tus hijos colaboren en casa? Seguro que la respuesta es afirmativa en casi todos los hogares. La colaboración o cooperación en el hogar es beneficiosa para nuestros hijos y para toda la familia en general. Ayuda a fomentar que nuestros hijos se conviertan en personas solidarias, altruistas y colaboradoras.

La cooperación o colaboración es el proceso por el que ayudamos a los demás de forma desinteresada. En la vida familiar la colaboración de todos los miembros de la familia en las tareas diarias es fundamental para el buen funcionamiento del día a día. No puede dejarse todo el peso de las tareas a un solo miembro de la familia porque es totalmente injusto. Los niños pueden hacer estas tareas de forma acorde a su edad desde que son pequeños.

Los beneficios de compartir las tareas

Educar compartiendo las tareas es una tendencia en la educación actual que se debe fomentar en el centro escolar o la familia. “La vida familiar se asienta en las actividades cotidianas que realizan las familias. Una distribución equitativa de las responsabilidades familiares percibida como justa por todos facilita el funcionamiento y la satisfacción familiar”, explican en la Guía de Corresponsabilidad. Educar compartiendo las tareas familiares. Un informe en el que proponen educar a los hijos compartiendo con ellos las tareas familiares debido a los beneficios para toda la familia.

Es importante tener mucha paciencia y enseñarles paso a paso a realizar la tarea. Luego debemos dejar que vayan practicando y aprendiendo poco a poco. Nuestros hijos pueden aprender con estar tareas a trabajar en grupo o en equipo. Además, les ayudará a tener más confianza en sí mismos y a reforzar su sentido de la responsabilidad. En un futuro nuestros hijos estarán preparados para compartir las tareas familiares.

Consejos para conseguir que nuestros hijos colaboren

Intentar que nuestros hijos colaboren en las tareas del hogar que les asignamos, a veces se puede convertir en toda una lucha. Nuestro primer consejo es tener mucha paciencia y no desistir en nuestro intento ante sus protestas. Seguro que al principio no querrán hacerlo, pero en unos días no tendrán ningún problema en realizar esta tarea. Os vamos a dar algunos consejos prácticos para conseguir que nuestros hijos colaboren en casa y en el colegio.

1. Tareas acordes con su edad y capacidades

Lo que no podemos pretender es que nuestros hijos hagan tareas que le corresponden a un niño mayor o con otras capacidades. Es fundamental que el niño este capacitado para realizar la tarea. Por ejemplo, pueden ordenar los juguetes de su cuarto, hacer su cama o poner la mesa. Tareas sencillas que les ayuden a fomentar su responsabilidad y que no sean imposibles para ellos.

2. Un calendario mensual

Una buena idea es pegar en la nevera un calendario mensual con las tareas de la casa que tiene que hacer cada miembro de la familia. Para saber si las han hecho pueden pintar ellos mismos una cruz o poner un gomet de colores en cada tarea completada. Una forma sencilla y divertida de animar a nuestros hijos a realizar sus pequeñas tareas y de poder valorar como está funcionando.

3. Colaborar es responsabilidad de todos

El ejemplo es la mejor manera de que nuestros hijos aprendan a colaborar desde pequeños. Los niños imitan siempre la conducta de sus padres y si ven que el padre y la madre colaboran en las tareas del hogar, seguro que lo hacen sin protestar. Los padres pueden enseñar a colaborar a los niños como si fuera un juego divertido. Poner la mesa puede ser un buen entretenimiento para los niños.

4. Todos juntos en el día a día

No solo pueden colaborar en las tareas domésticas, sino que lo pueden hacen en los viajes que estamos organizando para verano o en la fiesta de cumpleaños de su hermano. Nuestros hijos deben sentirse parte de la familia y tenemos que darles voz en la vida familiar.

5. No hace falta que lo hagan bien

Lo que tampoco podemos pretender es que hagan perfectamente. Tenemos que dejar que ellos vayan aprendiendo y logrando poco a poco hacer las tareas cada vez mejor. Y por supuesto no tenemos que hacerlas por ellos sino debemos dejar que las completen, aunque no quede bien. Haciendo y deshaciendo va la niña aprendiendo, como dice el tradicional refrán. Tenemos que valorar siempre su buena actitud y su disposición para hacer esas tareas, aunque les cueste tiempo y esfuerzo.

6. Realizar tareas en equipo

Por último, una buena idea para que a nuestros hijos les gusten las tareas que les encomendamos es hacer algunas en equipo. Por ejemplo, el padre y dos de los niños pueden hacer la cena todos juntos entre semana. Seguro que resulta divertido para todos. Podemos poner música y animar a los niños a hacer ese plato especial que hemos pensado para la cena en familia. Un momento para desplegar toda su imaginación y conseguir que hagan un buen trabajo en equipo.

La invisibilidad de los superdotados

Expertos y asociaciones reclaman la necesidad de formar al profesorado para detectar y atender a estos alumnos tras la queja de una madre de Córdoba

Los padres Ana Esther Galán y Jesús Lara, con sus hijos Carla y Pedro.

Antonio Mora, El País, 05/11/2018

Ana Esther Galán recuerda cuando su hija Carla le comentó que quería diseñar una línea de moda unisex. “El maestro le dijo que no se juntara tanto con los niños y ella dedujo que si creaba ropa que sirviera para ambos sexos el profesor no sabría con quién estaba. Desde pequeña sabíamos que tenía altas capacidades”, afirma. Esta madre de Córdoba ha denunciado las supuestas trabas que sufre para que los servicios educativos de la Junta de Andalucía reconozcan el nivel de inteligencia de su hija de seis años. Expertos y asociaciones critican la invisibilidad de este colectivo, pese a las leyes de algunas Administraciones. “Son medidas de apariencia. El problema es la falta de formación del profesorado para detectar a estos niños”, asegura Margarita Colondrón, presidenta de la Confederación Española de Altas Capacidades Intelectuales (Confines).

El periplo de Galán comenzó en marzo de 2017, cuando pidió al centro que tomara medidas preventivas. “No quería que a ella le pasara como a su hermano mayor, Pedro es superdotado y sufrió depresión por no ser atendido a tiempo”, afirma. Según su relato, su insistencia hizo que el colegio accediera a valorarla el pasado abril, pero determinó que no presentaba características diferenciadoras. “El informe está eminentemente falseado”, denuncia la madre. Tras esto, los padres acudieron al pediatra y este les derivó a Salud Mental. “Esta especialista sí determinó que Carla tiene altas capacidades”, apunta la madre, quien señala que la niña ha comenzado primaria en un colegio privado hasta que se encuentre una solución. Este periódico no ha logrado conocer la versión de Educación.

Entre las consecuencias por no ser diagnosticados, Colondrón hace hincapié en el fracaso escolar: “Son niños desmotivados, que se aburren en clase al no recibir la atención necesaria y que pueden desarrollar un sentimiento de frustración grande. También pueden sufrir depresión, ansiedad… Tener más inseguridad y una autoestima baja”. Esta situación los puede conducir a ser personas más agresivas o que se aíslen del mundo. Colondrón asegura que uno de cada dos de estos niños sufre acoso en clase.

En España hay detectados 27.000 estudiantes con altas capacidades y faltarían otros 135.000 por diagnosticar, según la presidenta de la fundación El mundo del superdotado, Carmen Sanz. La situación para identificar a estos niños es diferente en cada comunidad. “Las hay como Andalucía, Murcia, Madrid y Aragón que cuentan con protocolos específicos [con legislación o a nivel interno] para identificarlos; algunas como Valencia o Castilla y León que están trabajando en ello; y otras como Cataluña o Extremadura que no tienen nada”, expone Colondrón. “Es primordial que se unifiquen criterios, un niño no puede ser superdotado en Andalucía y en Cataluña, no. Hay que unificar cómo identificarlos, cómo evaluarlos, cuáles son sus características,…”, afirma el pediatra y neurólogo Javier Berché.

“ESTO ES UNA LUCHA CONTRA GOLIAT”

Ana Esther Galán asegura que su lucha por lograr que valoren a su hija Carla es solo un ejemplo de muchos más. “Esto es una lucha contra Goliat”, asegura. “La mayoría de las familias tiene miedo institucional y opta por tirar la toalla”, expone Margarita Colondrón, de Confines. Es el caso de la zaragozana Beatriz Urries, quien tras pegar en todas las puertas se ha resignado a que su hijo Alejandro termine este año la Primaria para cambiarlo a un centro concertado que pueda atender sus necesidades. “Entró al colegio con tres años sabiendo leer, escribir, sumar, multiplicar,…”, dice esta madre. Tras su insistencia, el centro valoró que Alejandro “no destacaba”. “Casos como estos son generalizados por mucho que las Administraciones digan que son aislados”, remarca la presidenta de la asociación aragonesa Sin Límites, Teresa Millán.

De los protocolos existentes, Colondrón califica el andaluz como “el menos malo”. “En Andalucía, la normativa marca que los centros deben realizar dos cuestionarios a padres y profesores sobre el alumno. Uno al finalizar Infantil y otro cuando se termina primaria. Si se sospecha que el niño puede tener altas capacidades, entonces se le hace las pruebas de nivel de inteligencia. También se puede iniciar el protocolo en cualquier momento de Infantil”, explica la presidenta de la Federación Andaluza de Altas Capacidades Intelectuales (FASI), Carmen Trillo. En Baleares, sin embargo, la aplicación del protocolo no es obligatoria. “Se deja a la voluntad de cada centro, pero ya está en casi todos”, señala Rosabel Rodríguez., responsable del grupo de investigación de altas capacidades de la Universitat de les Illes Balears.

El “principal obstáculo” para detectar a estos niños es la falta de formación del profesorado. “Piensan que son niños brillantes,…”, apunta Trillo. “Aún hoy escucho a profesores que dudan de que su alumno sea superdotado porque no saca 10 en todo”, añade Berché. “Tanto los docentes como los orientadores se quejan de la falta de preparación”, apunta el secretario estatal de acción sindical de ANPE, Ramón Izquierdo. “Es muy fácil cuestionar la capacidad de los profesores, pero creemos que el 99% está preparado para identificar a estos niños. Lo que existe es un aluvión de padres que piden estas valoraciones mientras que la Administración intenta ocultar sus vergüenzas con estos casos”, denuncia Javier Herrera, miembro de la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía. La formación de los docentes es “fundamental” si se tiene en cuenta que, en la mayoría de los protocolos, son los que tienen la llave para que los evalúen. “A esto se suma que el equipo que realiza estas pruebas está formado para detectar casos de trastorno por déficit de atención e hiperactividad, pero no a estos alumnos”, dice Colondrón.

Sin embargo, las Administraciones sacan pecho de su labor en este aspecto. Andalucía asegura que cuenta con profesorado de pedagogía terapéutica y que otorga subvenciones a los docentes para la elaboración de materiales curriculares; Murcia habla de 30 cursos y 10 jornadas sobre esta materia en la última década y Aragón defiende la “formación integral” de sus profesores con más de 3.000 actividades al año. “En Baleares, el primer punto del protocolo es la formación del profesorado a través de cursos y talleres”, explica Rodríguez.

Pero los expertos y las asociaciones lo tienen claro. “No hay interés ni en la Administración ni en la comunidad educativa”, critica Carmen Sanz. Como ejemplo, José Luis Sánchez, padre de dos alumnos con altas capacidades, señala la última medida tomada por el Gobierno de Murcia. “Han subido las puntuaciones que deben alcanzar estos niños para que sean valorados como de altas capacidades. En Madrid ya se hizo y lo único que se buscaba era ahorrarse plazas en las extraescolares”, denuncia Sánchez. La consejería murciana asegura que la revisión del protocolo solo busca “mejorar, con las últimas aportaciones de varios autores”, la detección de estos escolares.

LAS EXTRAESCOLARES NO SON LA SOLUCIÓN

La falta de formación del profesorado para detectar a alumnos con altas capacidades también provoca que cojee la atención que reciben, según los expertos. Eso provoca que las adaptaciones curriculares o las actividades de refuerzo que se les deberían ofrecer, y que se contemplan en algunos protocolos, queden en papel mojado. “La adaptación curricular brilla por su ausencia, se comenten errores como poner a ayudar a otros compañeros, más trabajo en casa,…”, dice Margarita Colondrón, de Confines, quien señala que en la mayoría de las comunidades la medida que se toma es ofrecer a los niños clases extraescolares. “Estas no son la solución”, dice Colondrón.

Los expertos señalan que lo ideal para el alumno es seguir en su centro. “Una de las medidas es hacerles pasar de curso completo o en algunas asignaturas, pero hay que preparar al alumno con la compactación curricular y al aula, para que sus compañeros lo acojan como uno más”, señala Colondrón. Los especialistas también defienden la existencia de aulas especiales como las hay en Murcia y Aragón, pero descartan la creación de centros especiales. “Hay que saber gestionar y desarrollar el talento de estos niños”, dice Javier Berché.