8 Ideas para hacer a tu hijo responsable de su primer móvil

phone6-copia

Sapos y Princesas, El Mundo

Hay una pregunta que nos hacemos muchos padres de niños preadolescentes cuando llega el momento de darles el primer móvil a nuestros hijos ¿cómo hago para disminuir los peligros del mismo?

La respuesta es complicada. Manejar un smartphone es algo que requiere mucha disciplina y si ya les resulta difícil a los adultos, está claro que la mayoría de los niños no están listos para esa responsabilidad antes de la E.S.O., si es que están listos entonces.

Como la corteza prefrontal no se desarrolla completamente hasta más o menos los 25 años, los preadolescentes tienen poco control sobre sus impulsos y esto les produce problemas a la hora de resistir las tentaciones de las redes sociales, el sexteo y los juegos adictivos. En estas condiciones, darles un teléfono que pueden usar constantemente supone abrirles las puertas a numerosos peligros digitales, como la adicción o la pornografía.

Para reducir los riesgos os proponemos varios pasos de comunicación y supervisión para hacer el camino más fácil:

1. No le des el teléfono demasiado pronto

Es conveniente que tu hijo se acostumbre a que el teléfono es una herramienta necesaria. Si tu hijo pasa el día bajo supervisión de un adulto de confianza, no lo necesita. Cuando empieza a ir solo al colegio o si pasa tiempo solo en casa es cuando lo necesita.

Además, cuanto más joven sea tu hijo, más difícil le será actuar de forma responsable y te será difícil tener confianza sobre las apps que se descarga. Además, si son muy jóvenes pueden ser propensos a perder cosas. Y siempre existe la alternativa de que si tu hijo necesita un teléfono, pero no es lo suficiente responsable para un smartphone, use uno que solo pueda hacer llamadas.

2. Establece unas reglas antes del primer móvil

Aunque parezca una exageración, un “contrato” por escrito hará que tu hijo interiorice que el teléfono es una responsabilidad y se enfoque más en usarlo de forma responsable. Para elaborarlo, pregúntale cuales creen que deberían ser las reglas y negocia con él hasta que estéis de acuerdo. Así considerará las reglas como suyas, porque ha ayudado a elaborarlas.

contrato de móvil

3. Utiliza controles parentales

Hay aplicaciones de control parental disponibles para todos los teléfonos y muchos teléfonos mismos vienen con su propio control parental que se puede activar. Infórmate para saber cómo hacerlo.

4. Supervisa y comparte

Tu trabajo es dar apoyo a tu hijo mientras aprende cada habilidad, como si fueras su andamio personal. Para poder ofrecerle este apoyo, debes plantearte darle un smartphone como un proyecto de un año. Planifica hablar con tu hijo cada noche sobre su uso del teléfono. Repasa sus mensajes y llamadas y las aplicaciones que ha usado. Pregúntale cómo se sintió al usar su teléfono. ¿Tuvo que cambiar algo en su vida para responder, como dejar de jugar, o perderse una actividad deportiva? ¿Responder a algún mensaje le puso incómodo o se sintió dolido? Aprovecha sus mensajes con sus amigos para hablar sobre dinámicas sociales y escuchar sus problemas.

5. Habla y escucha

Comenta noticias relacionadas con el mal uso de los teléfonos, como el sexting y pregúntale su opinión. Escucha su respuesta. A lo mejor piensa que no es para tanto o que las fotos se autodestruyen y no se le ha ocurrido que alguien puede hacer una captura de pantalla. Explícale que es ilegal tener fotografías de menores desnudos en el teléfono, no importa cual sea la edad del dueño del teléfono, y que no debe mandar ninguna foto suya que sea comprometida.

6. Plantea situaciones

Plantea escenarios y situaciones con tu hijo. Si es necesario, haz el papel de un amigo. Cuantas más situaciones imaginéis, más herramientas tendrá para responder él solo si se le presentan esas situaciones.

7. Conoce a tu hijo

Muchas veces, los niños que tienen problemas de adicción con las tecnologías tienen problemas fuera de las tecnologías. Así que si tu hijo es una persona alegre y confiada, es probable que sea responsable con su teléfono. No te asustes y desesperes. Es cuestión de límites y mucho diálogo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: