Un estudio asegura que los bebés que comen alimentos sólidos antes de los seis meses duermen mejor

La nueva investigación concluye que esta mejora afectaría al número de horas y a despertarse menos veces por la noche.1531220036_721941_1531231019_noticia_normal_recorte1

El País, 11/07/2018

Dos de las preocupaciones más recurrentes entre los padres, sobre todo entre los primerizos, son que sus recién nacidos se alimenten bien y que todos, progenitores y pequeño, consigan dormir las máximas horas posibles seguidas. Una situación que mejora de forma notable la calidad de vida familiar, el bienestar del pequeño y la salud de todos.

Un nuevo estudio elaborado por el Health Research Institute, de la Universidad de Londres, se ha planteado demostrar si existe alguna relación entre la introducción temprana de alimentos sólidos y la calidad de sueño del bebé. Y parece ser que la hay. “Aunque la Organización Mundial de la Salud recomienda alimentar a los bebés con leche materna en exclusiva hasta los seis meses, muchas madres británicas optan por introducir alimentos sólidos a sus pequeños a los pocos meses. Y un 26% de ellas alega que esto lo hace para que sus hijos se despierten menos veces durante la noche”, razonan los autores en la introducción de dicho estudio.

Para su investigación, publicada en JAMA Pediatrics, los autores dividieron a una muestra de 1.303 bebés en dos grupos: mientras unos siguieron la pauta de la OMS a rajatabla, es decir estos bebés solo fueron alimentados con leche materna, al otro grupo se les ofreció alimentos sólidos desde los tres meses. Además, los padres fueron completando cuestionarios on line todos los meses hasta que sus bebés cumplieron el año de vida y luego cada tres meses hasta los tres años. De los 1.303 niños de Inglaterra y Gales que participaron en el estudio, el 94% (1.225) completó el cuestionario el tiempo total del análisis: tres años.

Tras el experimento, los investigadores concluyeron que “a los bebés a los que se les introdujo alimentos sólidos antes de lo establecido consiguieron dormir más tiempo —unos 17 minutos más por día, unas dos horas por semana— y se despertaron por la noche con menos frecuencia. Y, además, durante el primer año de su vida, sus padres informaron de menos problemas de sueño graves que aquellos que habían tenido una dieta exclusiva de leche materna exclusiva”. Los autores consideran que el aumento en horas de sueño es “pequeño, pero significativo, dado que el sueño infantil afecta directamente a la calidad de vida de los padres, incluso una pequeña mejora puede tener beneficios importantes”, explican.

¿Es adecuado comer sólido antes de los seis meses?

Aunque son muchos los que están de acuerdo con la introducción de alimentos sólidos lo antes posible —sobre todo estudios relacionados con la prevención de alergias en niños, que proponen la introducción de alimentos sólidos como el huevo cocido o los cacahuetes antes de los seis meses, pero nunca antes de los cuatro— , estos resultados chocan con lo que opinan muchos otros expertos: que los recién nacidos deben ser alimentados de manera exclusiva con leche materna hasta los seis meses y esta debe ser complementaria hasta los dos años.

Una cuestión de tiempo que puede volver locos a los progenitores. Pero hay algo en lo que todos coinciden: que los bebés coman alimentos sólidos tiene beneficios, ya que estos prueban nuevos sabores, aprenden a saber cuánto y lo que quieren comer y la familia en su conjunto se relaciona más, entre otros.

Entre las últimas recomendaciones publicadas por la Asociación de Pediatría Española se subraya que retrasar la introducción de comida sólida puede tener consecuencias negativas para el pequeño como: carencias nutricionales, aumento de riesgo de alergias o una peor aceptación de sabores y texturas. Aunque también advierten que hacerlo antes de los seis meses, “podría tener consecuencias perjudiciales para el menor, como atragantarse, padecer infecciones del tracto respiratorio o un aumento de las alergias alimentarias o de intolerancia al gluten, entre otras”, según sostienen los pediatras en el texto los expertos.

¿Cuándo está preparado para la comida sólida?

Fisiológicamente, y según la Asociación Americana de Pediatría, el momento de comenzar a comer sólido, generalmente, ocurre “cuando los bebés pesan el doble que al nacer (generalmente, sucede alrededor de los cuatro meses) o pesan seis kilogramos o más. Entonces, es posible que estos estén listos para ingerir alimentos sólidos”. Aunque estos expertos también inciden en: “Siempre que se pueda, es aconsejable dar leche materna al recién nacido de forma exclusiva seis meses y como complementaria por los menos un año”.

Además, para saber si está listo nuestro bebé puedes observar ciertas capacidades de tu pequeño, como su habilidad para morder y tragar; si pide o no comida distinta a la leche materna o si intenta agarrar las cosas, entre otras. Todos estos factores pueden ser indicativos de que tu hijo está preparado o no para empezar a comer sólido.

Eso sí, para tomar la decisión hay que ser consciente de los beneficios de la lactancia materna exclusiva. Aunque es cierto que hay que respetar también la decisión de los progenitores, siempre que no haya riesgo para el menor. Sin duda, la recomendación de la OMS es lo mejor para los bebés y está demostrado científicamente. Aún así, si tienes dudas pregunta a tu pediatra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: