¿Cuándo es el momento de quitar el pañal a tu hijo?

Cómo saber cuándo está preparado

img_econcejo_20180627-152648_imagenes_lv_terceros_istock-465059102-ks5D-U45425559708GU-992x558@LaVanguardia-Web

Alejandra Sánchez, De mamás & papás, 28/07/2018

La mayoría de los padres se preguntan cuándo es el momento en el que su hijo podrá dejar el pañal. Por desgracia, no hay una respuesta concreta puesto que el control de los esfínteres está determinado por un factor de maduración biológica, por lo que se debe respetar el ritmo de cada niño y no forzarlo a hacer algo para lo cual no está preparado.

La Dra. Eva Bargalló Aylagas, jefa del servicio de pediatría del Hospital Sanitas CiMA asegura que es un proceso de aprendizaje que va de la mano con su maduración física, por lo que jamás debemos compararlos con otros niños. “El niño debe aprender a controlar dos esfínteres: el pís y la caca y no siempre se dan al mismo tiempo. Se suele producir entre los 2 y 3 años de edad, aunque en algunos casos puede ser un poco mas tarde”, sentencia.

No existen reglas fáciles ni rápidas, pero si una serie de sugerencias que cada familia puede adaptar a su hijo cuando tenga alrededor de dos años puesto que observaremos ciertos signos como:

Ya puede caminar sin ayuda y tiene buena coordinación en las manos para subirse y bajarse los pantalones.

Es capaz de seguir instrucciones o imitar acciones de los adultos.

– Controla su vejiga porque orina bastante de una sola vez –no en pequeñas cantidades más frecuentes– y se mantiene seco durante 2 o 3 horas.

Según la experta pediatra, no es recomendable forzar el aprendizaje de ir solo al baño y quitar el pañal si no observamos alguna de estas características. Por otra parte, tampoco recomienda que se haga si el niño está experimentando algún cambio significativo en su vida como el nacimiento de un hermano, el cambio de vivienda, una enfermedad o el comienzo de la guardería.

También es importante que no reciba instrucciones contradictorias por parte de sus familiares o personas que le cuidan, siempre deberán ser las mismas para no confundirle. La paciencia por parte de quienes le rodean es primordial, todo deberá fluir sin estrés. Bargalló Aylagas considera que puede ser útil que el niño acompañe a un adulto al retrete para naturalizarlo y que le sea más fácil ‘imitar’ esta acción en su orinal.

Asimismo, aconseja no ponerle el pañal durante el día para que note cuando se ha hecho pis, así como enseñarles a subirse y bajarse los pantalones. Si se hacen pis encima, nunca debemos enfadarnos ni gritarles, tan solo explicarles que han de hacerlo en el orinal.

Lo que debes y no debes hacer como padre:

No debes mostrar preocupación u obsesión por el tema.

No le castigues, regañes o avergüences, si comete un fallo.

No le dejes sentado en el orinal durante mucho tiempo.

– Este aprendizaje no debe convertirse en una lucha de poderes entre el adulto y el niño.

Asegúrate que está listo  para dejar el pañal. No hay una edad mágica (hay niños que no están listos incluso hasta los 4 años, cada uno a su ritmo).

¿Cuáles son las señales físicas, de comportamiento y cognitivas para estar seguros?

Señales de comportamiento:

– Es capaz de sentarse y mantenerse en la misma posición entre dos y cinco minutos.

– Puede subirse y bajarse los pantalones por sí solo.

– Le molesta tener sucio el pañal.

– Trata de imitar a los adultos cuando van al baño (quiere verte ir al baño, ponerse ropa interior).

– Hace gestos o se manifiesta físicamente cuando quiere ir al baño (hace ruidos, se agacha o directamente te lo pide)

– Muestra cierta independencia.

– No dice a todo que no.

– Se muestra orgulloso de sus logros.

– No parece resistirse a aprender a usar el orinal infantil.

Señales cognitivas:

– Obedece instrucciones sencillas.

– Comprende la importancia de guardar las cosas en su lugar.

– Tiene palabras –pueden ser las suyas propias– para designar las evacuaciones y la orina.

– Sabe cuándo tiene la necesidad de ir al baño (percibe las señales físicas) y es capaz de decírtelo antes de hacerlo.

Recuerda que todo aprendizaje lleva su tiempo, el éxito va a depender de cómo lo manejes. No hagas de ese momento una tortura para el niño ni que lo vea como algo negativo. El mejor para él eres tú. No obstante, ante cualquier dura o preocupación no dudes en consultarlo con un pediatra para que te indique cómo debes actuar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: