Nueve lecturas para niños de dos a seis años para disfrutar este verano

Las vacaciones de los más pequeños de la casa son largas e intensas. Sol y mucha diversión. También es momento de aprendizaje y qué mejor manera de hacerlo que a través de la lectura

Nueve lecturas para niños de dos a seis años para disfrutar este verano

De mamas & de papas, El País, 17/08/2018

  1. Los disgustos: En este libro los niños aprenden que no pasa nada por tener disgustos y que hablar de ello les ayuda a que se les pase. La historia normaliza el sentimiento de la tristeza en los niños y los invita a que se apoyen en sus padres y amigos para superarlo. Los disgustos pasan como las tormentas para luego disfrutar de la calma y la alegría. Catherine Dolto estudió teatro y sociología y años después se convirtió en médico de cabecera. Además de “Los disgustos”, también se han traducido al castellano otras obras dirigidas al público infantil como son: “Las rabietas”, “La noche y la oscuridad” y “Los mimos”. En francés se puede encontrar más obras suyas que tratan de los padres (“Les papas”), los amigos (“Les amis”), el pequeño drama de hacerse pipí en la cama (“Pipi au lit”), entre otros.
  2. Elmer: En un rebaño de elefantes todos son felices y del mismo color… menos Elmer, que es multicolor. Sin embargo, Elmer es el elefante que da la alegría al rebaño. Pero un día abandona el rebaño porque piensa que todos se reían de él por ser diferente y decide encontrar un remedio para teñirse de color elefante. ¿Qué pasará cuando regrese con los demás elefantes? Este cuento ilustrado de David Mckee fomenta, además de los valores de amistad y solidaridad, el respeto hacia los demás. Elmer no era solo un elefante colorido sino el que alegraba la vida a los demás elefantes y era respetado y querido haciendo caso omiso a sus colores. Es un libro actual apropiado para niños de 3 a 6 años.
  3. ¡Que llega el lobo!El conejo sale corriendo a casa del gran ciervo anunciando: “¡Qué llega el lobo!”. El ciervo le deja entrar. Lo mismo ocurre con el cerdito y el osito. Hasta que llega el lobo y,… ¡le dan una fiesta sorpresa por su cumpleaños! “¡Que llega el lobo!” de Émile Jadoul juega con el prejucio del lobo que es tomado como el personaje antagonista en los cuentos, hecho que se ve subrayado cuando los animales corren hacia la casa del ciervo y le piden entrar. Sin embargo, el desenlace es sorprendente y divertido, una forma de reírse de los propios miedos que nos pueden bloquear y también una forma de no establecer juicios de valor sin conocimiento.
  4. ¿Puedo mirar tu pañal?: Ratón es muy curioso y le gusta mirarlo todo. Un día le pregunta a Liebre si puede mirar en su pañal y ella responde afirmativamente. Ratón pregunta también a Cabra, Perro, Vaca, Caballo y Cerdo y todos acceden a su petición. Ratón va viendo las cacas que hay en los respectivos pañales. Después, se juntan todos los animales y le piden mirar su pañal. Cuando Ratón les enseña lo que hay dentro del pañal, ¡está vacío! Todos sus amigos se quedan sorprendidos y Ratón les enseña que sus necesidades las hace en el orinal. “¿Puedo mirar tu pañal?” de Guido van Genechten es una invitación para los niños a usar el orinal y dejar el pañal de lado. El verano es una buena época para quitar el pañal y este libro puede ayudar a ello de una forma divertida y fácil.
  5. El monstruo de colores: El monstruo de colores se ha levantado confuso. Se ha hecho un lío con las emociones. Su amiga le ayuda a separarlas y colocarlas cada una en su bote. De esta forma dejará de sentirse raro. Con este libro pop-up los niños aprenderán de una forma fácil a identificar sus emociones para luego saber gestionarlas. La alegría, la tristeza, la rabia, el miedo y la calma son las emociones a las que se enfrenta el monstruo y a cada una se la relaciona con un color: amarillo, azul, rojo, negro y verde. ¿De qué color están hoy tus hijos? “El monstruo de colores” de Anna Llenas está siendo muy reconocido e incluso utilizado en los colegios en los cursos de infantil. Es sencillo, claro, directo y fácil de entender. Es una ayuda para los niños para poder expresarse y para los padres y educadores para comprender mejor a los pequeños.
  6. La ovejita que vino a cenar: Un lobo hambriento está harto de tomar sopa de verduras y desea tener una ovejita para prepararse un estofado. Justo en ese momento en el que formula su deseo llama a su puerta una ovejita que tirita de frío. El lobo la deja pasar y la pone cerca de la chimenea para que se caliente. Después la alimenta, le quita el hipo,… Todo el tiempo se va poniendo excusas para no comerla. “La ovejita que vino a cenar” de Steve Smallman y Joelle Dreidemy rompe con el tópico del lobo feroz: no sale a cazar y cuida de una ovejita en lugar de comérsela inmediatamente. Es una entrañable historia llena de humor que tiene un final sorprendente.
  7. El pez arcoiris: En lo profundo del océano vivía un pez muy bonito cuyas escamas tenían los colores del arcoiris y por eso era conocido como Arcoiris. Era admirado por los demás peces que le invitaban a jugar pero él nunca lo hacía. Un día un pececito azul le pidió una de sus escamas y el Pez Arcoiris se negó a ello y respondió de forma altiva y maleducada. El pequeño pez azul contó lo sucedido a los demás peces y todos dejaron de invitar al Pez Arcoiris a jugar con ellos y le ignoraron. ¿Qué pasó después? Lee el cuento y lo descubrirás. “El pez arcoiris” de Marcus Pfister habla fundamentalmente de compartir y de lo bien que te sientes al hacerlo, mucho más que siendo vanidoso y admirado. A los niños pequeños se les suele decir la frase “hay que compartir” para que dejen sus juguetes a otros niños; este album ilustrado refuerza esa frase sumándole la recompensa del bienestar.
  8. Te quiero (casi siempre): Lolo es un bicho bola y Rita es una luciérnaga. Él es fuerte, resistente, organizado y práctico; ella es ligera, con mucha imaginación y le gusta improvisar. Son muy diferentes y por eso se gustan. Pero un día las diferencias les molestan y lo resuelven tratando de ceder cada uno un poquito, sin perder cada uno su esencia y valorando al otro. “Te quiero (casi siempre)” de Anna Llenas es un libro cuyas ilustraciones refuerzan el texto, que es claro, directo y conciso. La historia habla de la comprensión hacia las diferencias y cómo estas pueden tener un efecto positivo. También trata de la convivencia y de la empatía para llevarse bien independientemente de la personalidad de cada uno.
  9. ¿A qué sabe la luna?: Los animales llevaban tiempo queriendo probar la luna y averiguar si era dulce o salada. Un día a la tortuga se le ocurrió pedir ayuda al elefante para conseguir su objetivo: “Si te subes a mi espalda, tal vez lleguemos a la luna.” Como no la alcanzaban llamaron a la jirafa. Otros animales cooperaron para alcanzar la luna: la cebra, el león, el zorro, el mono y el ratón. A veces hay deseos que parecen inalcanzables pero gracias a la perseverancia y el trabajo en equipo se puede conseguir el objetivo. ¿Y a qué sabía la luna? Eso lo descubrirás cuando leas la historia. “¿A qué sabe la luna?” de Michael Grejniec se utiliza para ayudar a los niños (a partir de dos años) a dormir. La historia es como un mantra que los acuna y a la vez los introduce en la historia donde querrán llegar a tocar y saborear a una luna juguetona que al principio lo pone un poco difícil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: