Causas frecuentes del dolor de cabeza en niños

Causas frecuentes del dolor de cabeza en niños

Sapos y Princesas, El Mundo, 12/11/2018

Los dolores de cabeza leves o cefaleas son muy frecuentes, tanto en adultos como en niños. Son molestias de baja intensidad en la zona de la cabeza, el cuero cabelludo o el cuello, que, en la mayoría de las ocasiones, suelen desaparecer rápidamente y no requieren un tratamiento intensivo. Sin embargo, es importante conocer los detonantes más habituales, lo que podemos hacer para aliviarlos y en qué ocasiones es importante visitar a un médico para descartar alguna condición subyacente. Además, como padres, nos preocupa especialmente saber de dónde provienen estas molestias en nuestros hijos. Por ello, te explicamos las causas frecuentes del dolor de cabeza en niños para poder ponerle remedio.

¿Por qué un niño tiene dolor de cabeza?

Como ya hemos comentado, un dolor de cabeza ocasional no es motivo de preocupación, pues diversas causas pueden detonar estas molestias y, una vez identificado el motivo que lo desencadena, es fácil ponerle fin. Sin embargo, si suceden con cierta frecuencia, es necesario ir al pediatra para poder obtener un diagnóstico, descartar problemas de salud mayores y saber qué clase de cefalea sufre el niño. Algunas de las más comunes son la tensional, la migraña o jaqueca y en racimos. Las dos últimas son muy poco frecuentes en menores.

Algunas de las causas más comunes que pueden provocar dolores de cabeza en niños son:

1. Falta de hidratación o alimento

Es muy importante mantener al niño bien hidratado y alimentado para que los músculos de los ojos y el cerebro cuenten con la cantidad de agua necesaria para realizar sus funciones. Si está deshidratado, el cuerpo no puede regular la temperatura y como consecuencia, los vasos se dilatan provocando intensos
dolores de cabeza.

2. Cansancio o tensión emocional

No es nada extraño que, ante un examen importante o una prueba decisiva, el niño se queje de este tipo de molestias. Las situaciones de estrés emocional y el cansancio provocan a menudo una contractura muscular, completamente involuntaria, que, de manera mantenida en el tiempo, suele desencadenar este típico dolor de cabeza. El estrés y la ansiedad también son detonantes muy comunes.

3. Falta de sueño o dormir mal

Numerosos estudios demuestran que la falta de horas de sueño produce cefaleas, y por ello, es muy importante respetar el tiempo de descanso y tener en cuenta que, según la edad, se necesita más o menos horas de sueño. Un bebé recién nacido debe descansar más o menos 18 horas al día. A medida que se va creciendo, lo ideal es que el sueño se vaya modulando entre las 10 y las 8 horas al día. Cuando somos adultos, es recomendable dormir 8 horas diarias.

4. Alergias, gripes, resfriados e infecciones respiratorias

Enfermedades comunes como resfriados, gripes, infecciones de oído o sinusitis son algunas de las causas más frecuentes de estos dolores, que suelen desaparecer con la medicación recetada.

5. Problemas de visión

Cuando un niño tiene problemas de visión no detectados es completamente normal que le duela la cabeza, pues los músculos de sus ojos están constantemente haciendo un sobreesfuerzo para poder captar las imágenes y estímulos exteriores.

Consejos para aliviar el dolor de cabeza en niños

Cuando son molestias leves, lo más normal es que desaparezcan con un tiempo de descanso o una siesta corta. Incluso puede ser muy útil practicar técnicas de relajación. Si el dolor se debe a falta de hidratación o a haber comido poco, el problema se soluciona fácilmente administrando al pequeño líquido y comida, por ello es importante entender los posibles detonantes de la molestia para actuar en consecuencia.

¿Cuándo ir al pediatra por un dolor de cabeza?

Aunque los dolores de cabeza no suelen revestir gravedad, es importante que se acuda al pediatra si se producen algunos de los siguientes síntomas o circunstancias:

  • Las molestias son muy intensas
  • El dolor de cabeza deja de ser ocasional y se convierte en algo frecuente
  • Se produce a consecuencia de un golpe
  • El dolor le despierta por la noche
  • Presenta cambios en su comportamiento
  • Tiene vómitos
  • Tiene visión doble
  • Detectas en él alguna alteración del habla
  • El dolor altera a su capacidad para hacer una vida normal

Además, el diagnóstico médico es importante para saber exactamente qué tipo de cefalea presenta el niño, y, de esta manera, saber si es necesario seguir algún tipo de tratamiento o recomendaciones especiales.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: