5 actividades para trabajar las emociones de tus hijos

Desde yoga hasta arte, pasando por teatro. Dedicar un par de horas a aficiones de este tipo no solo divertirán a los más pequeños sino que le darán herramientas útiles para el futuro

Actividades para niños

Marta Martínez, Vogue, 09/12/2018

Es importante que los niños, desde una edad temprana, vayan desarrollando el gusto por determinadas aficiones: leer, bailar, pintar… Cada uno de ellos elige casi de manera innata lo que más le gusta hacer. Si detectamos ese gusto por la música o la pintura desde pequeños es bueno ayudarles a desarrollar ese talento pero además, existen otro tipo de actividades que no solo fomentarán su creatividad sino que les ayudaran a trabajar sus emociones, a conocer sus límites y a formar su personalidad.Estas son algunas actividades y talleres para que nuestros hijos aprendan a desarrollar todo su potencial y, sobre todo, divirtiéndose.

‘Ooohm…’ Niños relajados, niños felices

La práctica de yoga no es solo beneficiosa para los padres. Los niños pueden encontrar en los asanas y las respiraciones los mejores aliados para conocer su cuerpo, sus limitaciones y aprender a relajarse y respirar adecuadamente. Cada vez son más los centros especializados que ofrecen clases adaptadas a los pequeños. Hippy Kids en Madrid ofrece clases para niños y recomienda apuntarles a partir de los 4 años de edad, “antes de esta edad y en compañía de papá y mamá también es posible, las clases o talleres en familia son maravillosos para conectar, crear vínculos afectivos y compartir momentos súper especiales juntos”, apunta Delia Hernández de Happy Kids. Entre algunos de sus beneficios, Delia Hernández cita unos cuantos: “Facilita la expresión y gestión emocional. Algo importantísimo en los adolescentes que viven momentos difíciles por su revolución hormonal. Fortalecemos todos los sistemas corporales, el niño/a consigue mayor agilidad y flexibilidad, coordinación en los movimientos y en el equilibrio y mejora los hábitos posturales. Autoconocimiento, el yoga te ayuda a conocerte personalmente, emocionalmente, físicamente…, lo que significa poder mejorar y ser más feliz”.

De mayor… ¡malabarista!

Trabajar la psicomotrocidad es clave para el desarrollo, no solo físico sino también emocional, de los pequeños. El centro Minigym de Logroño se ha especializado en talleres de psicomotrocidad de diferentes tipos y de lo más divertidos. Por ejemplo, CIRCOmotricidad es una actividad recomendada para niños de entre 4 y 9 años que ayuda a trabajar la autosuperación, la seguridad en sí mismos, el compañerismo y la concentración a través de ejercicios circenses como malabares, equilibrio o ejercicios de puntería. También cuentan con un taller de psicomotricidad para hermanos que ayuda a mejorar la relación entre ellos a través del juego y el movimiento.

Jugando a ser otra persona

El teatro es algo que los niños llevan dentro en todos sus juegos. Para ellos es fácil imaginar que son súperheroes, se meten en la piel de una profesora en menos que canta un gallo e interpretan como nadie el papel de doctor preocupado. Por eso, es bueno, ayudarles a desarrollar toda esa creatividad innata a través de actividades como el teatro. En la Sala Cuarta Pared de Madrid tienen cursos específicos para niños de entre 3 y 12 años de edad. En estas clases los niños aprenden a través del Teatro a expresarse, a respetar las pautas y colaborar, a entender las emociones, desarrollan el lenguaje, su capacidad simbólica y crean su visión de la realidad.

(Pequeños) Maestros de la Costura

Otra manera de desarrollar la creatividad de los pequeños es enseñarles a trabajar con las manos, solo que esta vez cambiamos plastilina o pinturas por telas y patrones. Es la opción que proponen en el centro de Barcelona La Inquieta que, entre todos los talleres en familia que ofrecen, está el de Iniciación a la Costura y Creación Textil – Proyectos Sencillos. Un curso para niños y niñas de entre 7 y 10 años en el que cada niño a su ritmo tiene la opción de crear su propia prenda, ya sea de manera libre o guiada, eligiendo sus materiales, dibujando y cosiendo a mano y a máquina. Desde muñecos en 2D, hasta ropa para muñecas o para ellos mismos. Una actividad que estimula la creatividad pero también la inteligencia lógica-matemática y espacial, o la motricidad fina.

Jugar a ser artesanos

Crear algo con tus propias manos es una de las cosas más satisfactorias del mundo. Las técnicas artesanas como la cerámica son relajantes y enseñan a los niños el origen de muchas de las cosas que usamos de manera cotidiana. Su curiosidad innata por todas las cosas y ganar destreza con las manos serán dos ingredientes para que la práctica de artesanía le resulten de lo más estimulante. En pleno centro de Barcelona, la tienda-taller Terra-i-pell organiza talleres en familia para aprender a hacer todo tipo de productos de cerámica y piel. Una afición que engancha y hace a los niños sacar su faceta más creativa al tiempo que aprenden técnicas tradicionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: