El impacto de la falta de sueño en los niños

La ausencia de suficientes horas de sueño en niños y adolescentes podría estar detrás de numerosos diagnósticos del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

El impacto de la falta de sueño en los niños

Andrea Proaño, De M&P, El País, 14/12/2018

Acaba de comenzar el nuevo curso escolar, los padres de Mateo ya han sido llamados por la tutora en su escuela: Mateo no entrega los deberes o los entrega incompletos, interrumpe a los profesores durante las explicaciones, no escucha cuando le hablan y ya ha perdido tres veces el jersey del uniforme. No es nada nuevo. Ya han sido convocados a reuniones como esta en años anteriores. Mateo tiene un Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

Según la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad, este trastorno es una patología psiquiátrica que padece entre un 2 y un 5% de la población infantil. Se trata de uno de los trastornos crónicos que más afecta a niños y jóvenes y en mayor medida a los niños que a las niñas, en una proporción de 4 a 1. Comienza a revelarse antes de los 7 años y, de acuerdo con esta misma asociación, tiende a ser infra-diagnosticado y tratado insuficientemente, sobre todo teniendo en cuenta que se estima que el 80% de los niños con este trastorno continuarán presentando problemas en la adolescencia y, entre el 30 y el 65%, en la edad adulta. La Asociación Americana de Psiquiatría, por su parte, asegura que el 5 % de los niños estadounidenses padece TDAH y numerosos estudios indican que el porcentaje de niños afectados no deja de crecer: 7,8% en 2003, 9,5% en 2007 y 11% en 2011-2012, lo que ha hecho sonar las alarmas.

Sin embargo, aumenta el número de quienes piensan que el TDAH puede estar íntimamente ligado al horario, duración y calidad del sueño. Al parecer, hay creciente evidencia de que un importante número de niños con este trastorno puede haber sido diagnosticado erróneamente y de que lo que padecen, realmente, es sueño insuficiente, insomnio, problemas respiratorios u otros desórdenes que afectan la calidad del descanso. Y, lo más provocador de todo, es la idea de que el TDAH pueda ser, en sí mismo, un desorden del sueño, según la teoría de la que se hace eco un artículo publicado en The Washington Post.

La Academia Americana de Pediatría de Estados Unidos señala que en los primeros dos años de vida los bebés deben dormir de 11 a 14 horas diarias; entre los 3 y los 5 años el tiempo de sueño pasa a ser de 10 a 13 horas; entre los 6 y los 12 años, de 9 a 12 horas diarias y entre los 13 y los 18 han de dormirse de 8 a 10 horas. Los menores de todas las edades se benefician física, mental y emocionalmente de una cantidad adecuada de horas de sueño.

Sin embargo, son cada vez menos los niños que duermen esa cantidad de horas. El Instituto del Sueño asegura que el 60% de los niños españoles no duerme las horas recomendadas y eso, además de predisponer a la diabetes y a la obesidad, afecta en muchas esferas del desarrollo infantil, como la conducta, el desarrollo escolar y el rendimiento. Al dormir menos horas durante el día, el niño está más “disperso”, aprende “peor”, es más “irritable” y experimenta dificultades a la hora de relacionarse con los demás, síntomas, todos ellos, indicativos de un posible diagnóstico de TDAH.

Para evitar estos síntomas, es fundamental seguir una higiene del sueño que sólo se consigue a través de buenos hábitos. Acostarse y levantarse a la misma hora es la más básica pero hay otras igualmente fundamentales, como que se apaguen ordenadores y pantallas como mínimo media hora antes de irse a dormir y no permitir que los hijos tengan esos aparatos en los dormitorios, reemplazando pantallas por cuentos o canciones y un momento más íntimoentre padres e hijos. Asimismo, utilizar luz natural en la medida de lo posible, apagar las luces innecesarias y evitar focos de luz en los ojos favorece la secreción de melatonina, una sustancia que se libera en el cerebro y que fomenta el sueño. Y por supuesto, que no termine el día sin que los niños hayan jugado y las aventuras de sus actividades físicas se cuelen entre sus sueños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: