La tecnología de Microsoft para superar la dislexia

El gigante tecnológico pone en campo algunas herramientas para ayudar a los que sufren esta dificultad

La tecnología de Microsoft para superar la dislexia

Alberto Barbieri, La Vanguardia, 28/11/2018

Uno de cada cinco estudiantes se ve afectado por una forma más o menos grave de dislexia, que le impide interpretar textos escritos correctamente o sin obstáculos. Un trastorno que a menudo se confunde con dificultades en el proceso de aprendizaje, comprometiendo así el proceso educativo. En España la dislexia afecta aproximadamente a 700.000 escolares. Afortunadamente, la tecnología puede ser útil y ofrecer soluciones prácticas.

Microsoft es la primera gran empresa en el mundo de la alta tecnología que respalda el compromiso de Made by Dyslexia, una organización activa en la difusión de información correcta sobre el fenómeno. El grupo de Redmond ha anunciado su intención de retocar los contenidos, los productos y las búsquedas de Microsoft Education para garantizar el acceso completo a las personas con dislexia.

 

 

El compromiso de Microsoft, también se enfoca a la formación del profesorado y el aprendizaje de los estudiantes afectados por la dislexia. Por un lado, con la difusión de materiales y herramientas elaborados para educadores, docentes y profesores, para identificar el problema con antelación en los niños, a fin de intervenir con enfoques específicos y resolutivos.

Por otro lado, la compañía fortalecerá la plataforma educativa Flipgrid, con la disponibilidad de Immersive Reader: una aplicación que ayuda a los estudiantes a mejorar la lectura y la escritura. Mediante el uso de la herramienta de lectura inmersiva se puede mejorar el aprendizaje de textos escritos (también en otros idiomas gracias al traductor) y problemas matemáticos.

El logo tipo de Microsoft Word

El logo tipo de Microsoft Word (Wikipedia)

 

 

Entre las iniciativas puestas en marcha por Microsoft, está la integración de la posibilidad de dictado por voz, ya presente en las versiones de escritorio de los programas, también en las versiones en línea de Word y OneNote, accesibles desde cualquier navegador. En 2019, la característica debutará también en Excel, Outlook y PowerPoint. Los usuarios podrán procesar un texto con su propia voz, en lugar de tener que usar el teclado.

Es un soporte útil no solo para quienes padecen dislexia, sino también para aquellos afectados por disgrafia o problemas de movilidad. Finalmente, la colaboración con el Brain Development & Education Lab de la Universidad de Washington conducirá al desarrollo de aplicaciones para comprender mejor la pronunciación de las palabras más complejas. Forma parte de esta visión la implementación del sistema OCR de Microsoft en la aplicación Office Lens, disponible para Android e iOS.

8 Trucos para que tus hijos se acuesten temprano

 

8 Trucos para que tus hijos se acuesten temprano

Sapos y Princesas, El Mundo, 27/11/2018

La hora de ir a dormir se puede convertir en una auténtica odisea, especialmente cuando los niños no quieren acostarse temprano. Esta situación puede derivar en discusiones que pueden llegar a durar horas. Sin embargo, si los padres instauramos una serie de normas y rutinas diarias, será mucho más sencillo para todos. Te damos ocho consejos para conseguir que tus hijos se acuesten a su hora sin poner ninguna pega.

¿Cómo conseguir que los niños se acuesten temprano?

1. Fijar una hora para irse a la cama 

Los niños, desde que son bebés y hasta los 6 años, deben dormir entre 11 y 12 horas seguidas, aproximadamente. Por su parte, los que tienen entre 7 y 12 años, entre 10 y 11, mientras que los adolescentes deben descansar unas 9 o 10 horas diarias.

Debemos tener en cuenta estas recomendaciones y seguirlas de forma constante cada día. Para ello, piensa en la hora en la que se tienen que levantar y resta el tiempo necesario. Tus hijos se levantarán llenos de energía.

2. Relajar la mente antes de dormir

Lógicamente, para que tus hijos puedan acostarse pronto, deberemos cenar temprano. Si lo hacemos a las 22.30 horas, no terminaremos hasta las 23.00 horas, como mínimo. Por ello, lo más recomendable es que estipuléis una hora temprana y aprovechéis el rato de después para relajar cuerpo y mente. Por supuesto, hay que evitar acciones estimulantes como los juegos o el uso del smartphone, por ejemplo. Para una mayor relajación, puedes probar técnicas como un baño de espuma, la lectura o música chill out.

3. Crear un buen ambiente en el dormitorio

Aunque no lo creamos, una atmósfera adecuada influye directamente en el descanso. Asegúrate de que la habitación tenga una luz adecuada y de que las sábanas sean suaves y cómodas, además puedes perfumarlas con algún olor relajante como la manzanilla o el jazmín.

4. Dejar todo preparado antes de acostar a los niños

De esta forma no tendrás que entrar a la habitación para coger nada. Asegúrate de que dejas todo lo que necesitas preparado. También es recomendable dejar listo lo necesario para el día siguiente, como la ropa, los zapatos o la mochila del colegio.

Cómo conseguir que los niños se acuesten temprano

5. Establecer rutinas constantes pero no estimulantes

Las rutinas de antes de acostarse disminuyen los niveles de ansiedad tanto de niños como de adultos. Uno de estos hábitos puede ser cenar, leer un cuento, cepillarse los dientes o darse un baño.

6. Intentar que los niños se duerman en su propia cama

A todos nos ha pasado que alguna vez se han quedado dormidos en el sofá o en nuestra habitación, por ejemplo. Debemos procurar que se acuesten despiertos para que puedan conciliar el sueño en su propia cama. De esta forma, serán mucho más autónomos a la hora de dormir y pasar la noche.

7. Evitar los pensamientos negativos antes de dormir

No hay que discutir ni hablar de problemas o situaciones difíciles antes de acostarse, ya que los niños pueden llevarse esos pensamientos a la cama y derivar en pesadillas. Lo mismo ocurre con sus miedos o ansiedades, debemos intentar evitar hablar de ello antes de dormir y, por tanto, charlar sobre cosas que les gusten para que sus pensamientos sean positivos y duerman plácidamente durante toda la noche.

8. Premiar su adaptación a la rutina del sueño

En muchas ocasiones necesitamos utilizar algunos trucos para que nuestros hijos incorporen una conducta buena. Uno de los más utilizados en la educación infantil son las recompensas. De esta forma, asocian de forma sencilla lo que está bien y lo que está mal. Para establecer esta nueva rutina del sueño, puedes crear una tabla semanal y premiarle con lo que tú consideres. Verás cómo lo entienden de forma rapidísima.

 

El Síndic insta a que los centros faciliten copia de los exámenes corregidos

Cholbi recomienda a la conselleria entregar las pruebas a los padres y alumnos que lo pidan

R.C.V, El Levante, 23/11/2018

El Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana, José Cholbi, ha instado este viernes a la Conselleria de Educacióna dar instrucciones a los centros docentes para que den respuesta positiva a las familias que soliciten copia de los exámenes o pruebas de evaluación corregidas, también en los supuestos de no reclamación.

“Recomiendo a la Conselleria de Educación a que imparta instrucciones a los centros docentes bajo su dependencia para que resuelvan en sentido positivo y de manera acorde con lo establecido en el artículo 53.1. de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, las peticiones que se les formulen por los/as alumnos/as (mayores de edad) o sus padres/madres de copias de los exámenes o pruebas de evaluación realizadas”, asegura la recomendación de Cholbi.

El defensor del pueblo valenciano explica, a través de un comunicado, que esta petición se ampara el derecho de los interesados a obtener copia simplemente para revisar las pruebas de evaluación en casa, para repasar o sencillamente para ejercer su derecho de acceso a estos documentos.

De acuerdo con la institución, la normativa vigente en la Comunitat Valenciana no contempla “expresamente” el derecho del alumnado o de sus representantes legales -en caso de ser menores de edad-, de obtener una copia de los exámenes realizados si no es en el ámbito de un procedimiento de reclamación.

“Precisamente por ello, los centros docentes podrían denegar las copias de los exámenes solicitados por los alumnos o tutores legales, privando a los interesados del ejercicio del mencionado derecho”, han advertido desde la Sindicatura.

En este sentido, el defensor “comparte el posicionamiento de las sentencias judiciales” que señalan que, de acuerdo con la ley reguladora del procedimiento administrativo, “el derecho de cualquier ciudadano a acceder a documentación administrativa no encuentra otro límite más que el interés legítimos del solicitante” y este criterio, según los mismos tribunales, “resulta de plena aplicación en el ámbito académico”, pues “el derecho a disponer de fotocopia del examen realizado se constituye en un elemento de valoración básico para que el interesado pueda concluir sobre la razonabilidad de formular las alegaciones que a su derecho convengan”.

Un tratamiento que consigue que la alergia al cacahuete no sea un asunto de vida o muerte

El fármaco, una especie de harina de este fruto seco, podría ser el primero en aprobarse que protege contra posibles ingestas accidentales y la severidad de su reacción

Carolina García, De M&P, El País, 22/11/2018

Cuando tienes un hijo alérgico a los frutos secos la preocupación, casi diaria, es patente. La compra también es un infierno. Hay pocos alimentos que no contengan trazas de fruto seco y te conviertes en un experto del etiquetado. Esta alergia tiene en algunos casos una reacción muy severa, ya que entre otros síntomas como la hinchazón de ojos y las ronchas por todo el cuerpo, la glotis se cierra y el niño puede dejar de respirar. Los padres viven en una continua vigilancia. Y el niño debe aprender a controlarlo muy pronto.

¿Y si tu hijo alérgico a los frutos secos dejara de tener reacciones tan severas? Sin duda sería un respiro para muchos progenitores. Este fue el objetivo que se marcaron investigadores estadounidenses y europeos, entre ellos expertos ingleses y españoles. Y parece que los resultados de su estudio, publicado en el New England Journal of Medicine,son esperanzadores. De momento, aunque no han conseguido eliminar la alergia, parece que sí han reducido la gravedad de la reacción tras comer el alimento. “Los resultados muestran que gracias a una harina de cacahuete rociada en la comida los niños -con alergia severa al cacahuete- no solo pueden comer más cantidad, sino que la reacción a pesar de ingerir más producto también es menor”, explica por teléfono Montserrat Fernández, responsable del Servicio de Alergología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y coautora del estudio.

A pesar de que la alergia a los cacahuetes es mucho más común en Estados Unidos, en Europa su incidencia está creciendo. Las encuestas alimentarias realizadas a la población general, muestran que su prevalencia se sitúa cerca del 1% de la población. En Europa, la avellana es el fruto seco que más problemas alérgicos ocasiona y en España hay estudios que señalan a la almendra y la nuez como los más frecuentes, según la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex.

Con una muestra de 551 menores de cuatro a 17 años, los autores decidieron inducir proteína de cacahuete –en forma de harina rociada en los alimentos– a 372 de ellos, el resto, 124, recibieron un placebo. “Fueron admitidos a estudio aquellos que no toleraban más de 100 mg de producto”, explica la experta –un cacahuete suele pesar unos 250–. Al cabo de un año de tratamiento, los pequeños que recibieron la harina de cacahuete toleraron hasta seis veces más cantidad que cuando comenzaron el estudio clínico.

Exactamente, según Fernández, “dos tercios de los pacientes del estudio pudieron comer dos cacahuetes diarios y la mitad pudo comer hasta cuatro de estos frutos secos. Durante el estudio, todos tuvieron alguna reacción alérgica, pero solo en un 5% de ellos esta fue severa. Los resultados son mejores cuando el fármaco se administra a edades tempranas”. Entre los que recibieron un placebo, tan solo un 5% mejoró su situación alérgica.

El estudio se encuentra en la Fase III, “lo que significa que está pendiente de su aprobación para comercializarlo”, incide la experta. El medicamento va a ser revisado por la Administración de Drogas y Alimentos de EE UU (FDA, por sus siglas en inglés) y la EMA (Agencia Europea del Medicamento), lo que le convertiría en el primer fármaco que trata la severidad de la alergia a los cacahuetes. Normalmente, cada centro cuenta con su propio protocolo de actuación frente a las alergias y cómo se organiza la inducción de alimentos, como pueden ser la leche, el huevo y los frutos secos, lo que proporciona este método es un protocolo de administración y de seguridad muy claro. No hay un estudio anterior así”, continúa Fernández.

La coautora se congratula de que este estudio “ayude a niños y adolescentes a protegerse contra posibles accidentes cuando coman un alimento que contenga cacahuete o trazas”. “Las personas alérgicas deberán echar el producto en su comida diariamente. El estudio actual ha medido a los pacientes en un año, pero no mide la repercusión o el efecto que tendría si se deja de dar la harina de cacahuete en algún momento. Los pacientes han sido derivados a programas de continuación. Es el paso siguiente”, prosigue. “Esta no es una solución rápida, y no significa que las personas con alergia al cacahuete puedan comerlo cuando lo deseen. Pero definitivamente es un gran avance”, concluye Fernández. Habrá que ver si también funciona con otros frutos secos. La investigación sigue.

Cómo podemos ayudar a nuestro hijo si comienza a tartamudear

Cómo podemos ayudar a nuestro hijo si comienza a tartamudear

Sapos y Princesas, El Mundo, 22/11/2018

Cuando un niño tiene problemas para hablar, los padres nos preocupamos no vaya a sufrir un problema de tartamudez. Un trastorno que sufren muchos niños y que le supone una grave dificultad para comunicarse con los demás niños, los profesores y su familia. Es importante consultar con el pediatra para que nos dé un diagnóstico y nos diga cómo podemos ayudar a nuestro hijo.

Los problemas del habla

Los indicios de tartamudez aparecen cuando al niño le cuesta mantener la fluidez del habla. También si repite o prolonga un número inusual de veces el sonido o titubea demasiado tiempo entre dos palabras. Incluso pueden aparecer esfuerzo al hablar, bloqueos, tensión facial o en el resto del cuerpo.

Cuando son pequeños estos problemas del habla suelen ser normales y aparecen frecuentemente en el desarrollo del lenguaje del niño. Por ejemplo, surgen cuando el niño está nervioso, cansado o cuando quiere decir algo largo y complicado.

No etiquetar a los niños

Es importante no etiquetar desde pequeños a un niño como tartamudo según explican en la Guía para padres de la Fundación Española de la TartamudezEn España hay alrededor de 500.000 personas que tartamudean y 72 millones en el mundo. “El 5% de los niños tienen disfluencias entre los 2 y 5 años, y al existir la posibilidad de remisión del 80%, no podemos ni debemos catalogarlos o colgarles un cartel, con la carga psicológica que esto implica. Es por ello que hablamos de niños que hacen disfluencias, que repiten, que se bloquean…”.

El respeto a los niños con este trastorno se debe fomentar desde el centro escolar y la familia. Ningún niño debe ser discriminado por su forma de hablar o comunicarse.

Cómo afrontar este trastorno

Los padres con un hijo con problema en el habla suelen tener dudas sobre cómo afrontar la enfermedad y cómo comunicarnos con él. La conducta de los padres en ese momento con su hijo es esencial para la evolución del trastorno. “Es lógico que cuando le oye atascarse intente ayudarle. Lo primero que a uno se le ocurre es indicarle, que no se ponga nervioso, que hable más despacio o que repita lo que ha dicho. La mayoría de los padres han aconsejado a sus hijos cosas parecidas. Pero usted también habrá comprobado que no surte mucho efecto y que el niño sigue teniendo dificultades para hablar. Sin embargo, este tipo de apoyos sí trasmiten a su hijo la actitud y el sentimiento que usted tiene hacia su forma de hablar. Es decir, le indica que usted se siente mal, al verle con dificultades y que desea evitar esa manera suya de expresarse”, explican desde la Fundación Española de la Tartamudez.

Tenemos que intentar aceptar el trastorno de nuestro hijo. Si nota que estamos preocupados por su forma de hablar y que queremos que hable de otra manera todavía sufrirá más tensión y frustración. Tenemos que no impacientarnos cuando hable y dejarle hablar con tranquilidad y calma. Nunca podemos transmitirle que nos desagrada su forma de hablar o que lo vemos como algo negativo. Es fundamental dedicar un momento del día a hablar con él y que se puede expresar con tiempo y confianza, sin ningún tipo de prisa o presión.

Cómo ayudar a nuestro hijo cuando tartamudeaConsejos para ayudar a nuestro hijo

Si nuestro hijo tiene este tipo de dificultades para hablar, tendrá problemas para hablar en público. En muchos casos empiezan a desarrollar miedo a hablar e incluso tienden a evitar la comunicación con otros niños. Por eso desde la familia tenemos que intentar ayudar a nuestros hijos para que no se aíslen de los demás. Os vamos a dar varios consejos para poder ayudar a nuestros hijos y mejorar su calidad de vida.

1. Buscar tratamiento

Aunque como hemos explicado, la tartamudez puede ser una situación transitoria, en algunos casos hay que aprender a manejarla. Algunos niños se recuperan de la tartamudez a edades tempranas como los siete u ocho años, pero otros sin embargo continúan con este trastorno toda su vida. Si esto ocurre en la actualidad existen varias opciones y estrategias que ayudan a manejar la tartamudez. No podemos ignorar el trastorno pensando que va a desaparecer porque en algunos casos no ocurre. Hay que intervenir lo antes posible para que a nuestros hijos no le suponga un problema de comunicación.

2. Evitar su incomunicación

Muchos adultos que han sufrido este problema de pequeños han contado su sufrimiento al crecer solos y aislados. Tenemos que intentar si nuestro hijo sufre este trastorno que no se aisle ni en casa ni en el centro escolar. Debemos hablar con los profesores para que estén atentos a los problemas de sociabilidad de nuestro hijo.

3. No esconder el trastorno

El miedo a hablar delante de los demás puede convertirse en un problema para la vida diaria. Pueden dejar de preguntar en clase o incluso con otros niños. Cuando además existe cierto nerviosismo, la tartamudez puede ser más severa. Incluso cuando menos se quiere tartamudear, a veces el resultado todavía peor. Por eso no deben esconder su trastorno, ni sentir vergüenza. Tienen que saber que es más importante que hablen, aunque tengan dificultades a que se queden callados. Sus compañeros tienen que comprender y respetar sus dificultades.

Cómo educar a tu hijo en el uso seguro de la Red y así evitar el acoso

Una niña fue embaucada por un adulto a través de un chat y la raptó varios días. El acompañamiento y la comunicación con los padres, esenciales para evitar estos casos

Carolina García, D M&P, El País, 21/11/2018

Una niña fue liberada este pasado lunes tras llevar varios días raptada. Según la policía, la menor fue embaucada por un adulto a través de un chat de un videojuego. Una situación que entre los padres produce verdadero terror. Ellos deben saber que su labor educativa es crucial a la hora de proteger a sus hijos y, entre otras consecuencias terribles, evitar secuestros. En el caso citado, la chica de 13 años fue engañada por su captor durante días. El hombre consiguió que esta saliera de su casa y se subiera a su coche.

“En mi opinión, se trata de un delito tipificado llamado grooming”, explica la psicóloga infantil Silvia Álava por teléfono. El grooming se define como una serie de conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto, a través de Internet, con el objetivo de ganarse la amistad de un menor de edad, creando una conexión emocional, rebajar las precauciones y poder o no abusar sexualmente de él. “Es nuestra responsabilidad como adultos educar a los menores en el uso seguro de la Red. Y hay un mensaje claro: igual que les enseñamos que no se habla con extraños en la calle, ese mensaje tiene que calar necesariamente también con el mundo virtual”, añade la experta.

La sociedad tiene asumido el acceso de los más pequeños a Internet y que este uso es libre. Pero ellos, cuando son pequeños, no reconocen la diferencia entre el bien y el mal. Y por ello, hay que retrasar el acceso a la Red lo máximo posible”, asegura la educadora Cathérine L’Écuyer por teléfono. La autora de Educar en el asombro matizaba en un artículo publicado en EL PAÍS que: “La tecnología en una mente no preparada para usarla, difícilmente será neutra. Y menos si está diseñada para la adicción. Nuestros hijos son hijos de su tiempo, y es cierto que su tiempo no es el nuestro. Pero si deseamos lo mejor para ellos, no podemos dejar que sean esclavos de su tiempo; para ello, necesitamos leyes que no dejen a los padres fuera de juego”.

“Una niña de 13 años tal vez no está preparada, pero Internet está aquí”, prosigue Álava. “Lo fundamental a la hora de la educación virtual es que el padre acompañe al menor en todo momento. Que al igual que le ha explicado que cuando el semáforo está rojo no puede cruzar, tampoco puede entrar a ciertos sitios web”, continúa. “Esencial que no hablen con desconocidos. Está bien que chateen, pero con amigos”, añade.

“Ahora los adolescentes quieren crecer muy rápido, el mundo, la forma de relacionarnos ha cambiado súbitamente, pero su desarrollo cognitivo y madurativo emocional no lo ha hecho a ese ritmo. Sin darnos cuenta, estamos siendo testigos de una sexualización de la infancia que hemos normalizado. Y no puede ser. El joven tiene que entender que su intimidad es suya”, aclara la psicóloga.

Además, el menor no debe colgar ninguna información que apunte a su casa, o a su colegio, entre otros, “y por supuesto ni subir fotos que muestren información personal o comprometida, y el padre tiene la responsabilidad de explicarle por qué es peligroso. La comunicación y cómo se cree la relación de confianza con el menor es fundamental. Es necesario que los progenitores hablen con los niños sobre los posibles peligros reales de relacionarse en la Web como el acoso, el abuso o, incluso, el secuestro. Y además hacerlo lo antes posible”, concluye.

La AEP añade, en su página web que, en caso de duda, los padres deben formarse e informarse para educar a sus hijos en un uso responsable. Recuerde, “sea un modelo para ellos; establezca normas y ponga límites”.

Bulos sobre secuestros

A esto se debe añadir otra preocupación de los progenitores y de las fuerzas de seguridad: los bulos sobre secuestros que a veces llenan los chats de WhatsApp. La policía española ha alertado más de una vez que hay que tener cuidado con este tipo de contenidos. En un comunicado, aseguraban que “los padres estamos conectados todo el día mediante WhatsApp y recibimos todo tipo de mensajes. Debemos tener cuidado con los bulos o informaciones falsas que a menudo recibimos por este medio, chats o correos electrónicos. Hay que confirmar si esas informaciones provienen de una fuente oficial”. “Además, puedes revisar los perfiles sociales de la Guardia Civil o la Policía Nacional donde suelen avisar de esta serie de hechos, que en caso de ser ciertos te ofrecerán información de interés”, terminan.

EVITAR SUSTOS EN LA CALLE

  1. Es fundamental enseñar a los más pequeños a desconfiar de los extraños. Más vale que el niño pase por un maleducado por no contestar a un desconocido cuando está solo que tener un disgusto.
  2. Plantear ciertas normas, explícale por qué no puede hablar con desconocidos, ni aceptar golosinas, ni mucho menos subirse a un coche. Recuérdale que nunca debe acercarse a un adulto que no conoce sin tu permiso, especialmente si esa persona está en un vehículo. El 72% de los intentos de rapto, el secuestrador estaba en un vehículo.
  3. Los niños deben saber qué hacer en caso de un posible secuestro. Enséñales que si un desconocido se acerca a ellos e intenta llevárselos deben gritar o patalear para alertar a los demás.
  4. Ir al colegio con ellos, intentar siempre recogerlos dentro del perímetro escolar. Si va andando el menor enséñale puntos seguros en el recorrido.
  5. Hacer un mapa del barrio con sitios significativos a los que el niño puede volver si se distrae. No dejar a los niños solos en centros comerciales, cines, parques ni en el coche.
  6. Enseñarles que deben pedir permiso para ir a un sitio.
  7. Tener cuidado en cómo se etiqueta la ropa y material escolar, si su nombre se ve puede contribuir a que el secuestrador establezca una relación de confianza con él.

Fuente: *Policía de Madrid, Ministerio Justicia de EE UU

Día Universal del Niño: La igualdad de género también se juega en la calle

Los expertos aseguran que los niños y niñas carecen de espacios en la ciudad para divertirse juntos

Día Universal del Niño

Javier Portillo, El País, 20/11/2018

Los niños y niñas que juegan en la calle acotan la brecha de género. Unicef, la agencia de Naciones Unidas que trabaja para defender los derechos de la infancia, sostiene que “en el momento en el que juegan en la calle no hay diferencias entre sexos, sino un proceso de inclusión”. Así lo advierte Lucía Losoviz, responsable de Políticas Locales y Participación de Unicef. Sin embargo, los expertos aseguran que para favorecer la inclusión tiene que haber más pequeños jugando en las calles. Y, por ello, animan a las ciudades a crear más espacios, ya que solo el 18% de los menores entre 3 y 12 años reconoce que sale de casa a jugar, según una encuesta que ha preguntado a 1.200 niños y niñas por sus hábitos de juego, y que ha realizado la Universidad Complutense de Madrid (UCM) en colaboración con Unicef, organización responsable de que el 20 de noviembre sea el Día Universal del Niño.

 

La igualdad de género también se juega en la calle, porque en ella los menores se relacionan sin diferencias. “La calle garantiza los juegos en equipo como el pilla-pilla, donde los menores interactúan de igual a igual y crean normas juntos”, explica Losoviz, quien añade que “cuantos más puntos de encuentro se fomenten en las ciudades, más se hará por lograr la igualdad”. Para conseguirlo, Unicef ha desarrollado el programa Ciudades Amigas de la Infancia, que promueve la recuperación de plazas y espacios amigables para el juego.

“Más de la mitad de los niños y niñas practican los mismos juegos, por lo que las diferencias entre ellos cada vez son menores”. Así lo asegura otra investigación que firma el profesor de la Universidad de Castilla La-Mancha Pedro Gil-Madrona, y que aborda la participación conjunta de niños y niñas en actividades físicas. Y eso que, según se alerta en el artículo, firmado por cuatro profesores más, “la discriminación por sexo todavía está presente en el ámbito del juego”.

El reto lo comparten las ciudades, que deben repensar el espacio público para devolverlo a los niños. “Los carteles de prohibido jugar son habituales en las plazas: normativa y sociedad rechazan que los niños jueguen, porque molestan”, comenta por correo electrónico Jon Aguirre Such, socio de la firma de arquitectura Paisaje Transversal. Este, además, cuestiona la forma en la que se construyen los lugares de recreo. “La solución más socorrida suele estar vinculada al fútbol o el baloncesto. Pero, ¿todo el mundo lo practica?”, reflexiona. Por ello, Aguirre defiende que se incorpore la perspectiva de género interseccional proveniente del feminismo. “El diseño de la ciudad debe incorporar a las mujeres y a la infancia, a quienes el urbanismo ha dado la espalda”, sostiene.

Algo en lo que coincide Losoviz: “La definición de los lugares públicos es básica para determinar la igualdad”. Y pone de ejemplo la pista de monopatín que “tiene un sesgo masculino” y que utilizan mayoritariamente niños en los parques. La responsable de Unicef alerta de que las niñas tienen que ser escuchadas y decidir qué espacios quieren. Para Losoviz, el urbanismo tiene que cambiar de paradigma y pensar en el bienestar de las personas. “Las ciudades se han desarrollado con la visión del trabajador”, lamenta.

En el estudio Arquitectives son conscientes de las barreras a la diversión que imponen las ciudades. Por eso las transforman pensando en los más pequeños. “Nuestras intervenciones fomentan el uso de la calle y la orientan hacia el juego”, cuenta por teléfono Cristina Llorente, socia de Arquitectives, para quien la actuación que desarrollaron hace cuatro años en Campos (Mallorca) es el ejemplo perfecto. En la plaza de este municipio montaron una estructura con 500 cajas de sandías. El resultado: los niños y las niñas la construyeron juntos, y los adolescentes se contaban confidencias en uno de los bancos del recinto. Se crearon “nuevos usos del entorno”, comenta Llorente.

Esta firma se decanta por “no definir el uso previo de un lugar”; dejan que sean los menores quienes decidan qué hacen en él. La misma visión tiene el arquitecto y vicerrector de la Universidad Autónoma de Madrid Santiago Atrio: “Una cancha de baloncesto ya es un espacio disgregador”, argumenta. Por eso es partidario de la neutralidad para que sean niños y jóvenes quienes definan el uso y la relación que quieran tener en él, que será igualitaria”. Como ocurrió en Campos. Y como ha conseguido Pontevedra. Allí, siguieron la visión que el pedagogo italiano Francesco Tonucci plasmó en La ciudad de los niños. Ahora, Pontevedra ha recuperado el centro para los niños, a quienes “hay que dar el espacio para que puedan crear y ser autónomos”, comenta por Anabel Gulías, concejala de urbanismo del municipio gallego, quien añade que los cambios se deben afrontar en clave feminista. “Calles y parques iluminados que sean seguros para que padres, madres y niñas lo ocupen sin miedo”, argumenta.

Cosme tiene 40 años y es un asiduo del parque junto a sus hijos Claudia y Álvaro, de 11 y 6 años, aunque “solo los fines de semana”, cuando puede ocuparse de estar con ellos. Reconoce que no se quedaría tranquilo si les deja solos en la calle. Pero, los deberes de los niños tampoco le dejarían otra opción, asegura.

La falta de lugares no es el único motivo por el que los niños no salen de casa a jugar. “Tienen poco tiempo”, según Gonzalo Jover, catedrático de Teoría de la Educación en la Facultad de Educación de la UCM. Este añade que “se ha concentrado demasiado el tiempo de los niños en muchas actividades extraescolares, que son interesantes, pero que les impiden jugar más”. La encuesta de hábitos de juego advierte de que los niños “no se divierten a diario, sino cuando las actividades de la semana se lo permiten”.

Jugar no es perder el tiempo

El propio Jover apunta que “da la sensación de que jugar es una pérdida de tiempo, y no lo es”. Y esto vale para todos los niños, “porque en todas las sociedades las personas se desarrollan jugando”. Hacerlo, según los expertos, potencia la actividad física y activa el desarrollo social, emocional y psicológico.

“La interacción con otros, a través de los juegos simbólicos, desarrolla competencias fundamentales para su vida presente y futura como la empatía, la capacidad para resolver conflictos y la cooperación”, comenta Losoviz. La adquisición de estas competencias, sostienen estos expertos, permite a los menores tener potencial para transformar la sociedad y sensibilizar a sus iguales, colegio y familias.

 

5 preguntas (y 5 respuestas) sobre la importancia de implicar a los niños en las tareas del hogar

Es importante que, prácticamente, desde que nacen, fomentemos la independencia de nuestros hijos con tareas tan básicas como vestirse o hacerse la cama

tareas_hogar_5014_620x

Marta Martínez, Revista Vogue, 07/11/2018

En muchas ocasiones tendemos a sobreproteger a nuestros hijos. Y no solo evitando que se caigan o que se enfaden sino también haciéndoles todas y cada una de sus labores. Desde vestirse hasta recoger su desayuno. Sin embargo, que los niños vayan ganando en autonomía es fundamental para que crezcan sintiéndose útiles y seguros de sí mismos.Preguntamos a expertos psicólogos del Gabinete Atenea, en Sevilla, y a Cristina Otaduy Directora en Eduación en el centro Otaduy en Valencia, sobre la importancia de hacer que nuestros hijos sean autónomos y hablamos de cómo implicarles en las tareas del hogar.

1. ¿Es realmente importante que los niños nos ayuden en casa?

“Es muy importante que desde los 3 a 4 añitos, dependiendo de su madurez y personalidad, los niños colaboren en las tareas del hogar, adecuando a su edad la complejidad de la tarea. Y siempre, dándoles a escoger entre al menos dos o tres tareas posibles, de modo que no sea una tarea no deseada”, responde Cristina Otaduy. Desde el Gabinete Atenea subrayan que “el desarrollo de los hábitos de autonomía personal incide en las actitudes, la personalidad, las habilidades y también en el desarrollo de la autoestima y la socialización.”

2.¿Qué valores sacarán de tareas como hacerse la cama o recoger los platos de la mesa?

Hacerles partícipes de estos trabajos en casa repercute en una mayor seguridad, siempre transmitiendoles “mensajes de seguridad cuando les enseñamos a vestirse, a comer… es decir: a valerse por sí mismos. De esta manera les decimos “tú puedes, eres capaz de aprender”. Si les sobreprotegemos les hacemos ver que “todos tenemos que cuidar de ti, tú no tienes que esforzarte, eres pequeño, no eres capaz de aprender”. Y hacemos niños inseguros. Conquistando la autonomía conseguimos también la responsabilidad. Si asumen la responsabilidad de realizar sus actividades cotidianas, aprenden a concentrarse, nos indican los expertos de Gabinete Atenea. Además de enseñarle lo que necesita saber para crecer valiéndos por sí mismo, tendremos que enseñarle a corregir lo que no hace bien. “Si le enseñamos en vez de regañarle se sentirá a gusto y le va a ayudar a auto disciplinarse.”

La directora de Educación del Centro Otaduy apela a la importancia de la familia para implicar a nuestros hijos en las tareas del hogar y lo hace a través de una cita de Ray Kroc que dice que ninguno de nosotros es tan bueno como todos nosotros juntos: “Es necesario comprender que la familia es un equipo y lo gratificante que puede ser para los niños poder realizar junto al resto de la familia actividades de todo tipo, incluyendo las tareas del hogar. Si el niño entiende y acepta como propias estas tareas, y no solo a lo que concierne su habitación, sino también aquellas que suponen la unión de la familia en el mantenimiento de su hábitat común, y se trabaja adecuadamente este aspecto, tendremos adolescentes más responsables. Futuros adultos conscientes de la necesidad del mantenimiento de sus habitaciones y de la colaboración con el resto de la familia, ya no solo en las tareas del hogar sino en todo aquello concerniente al cuidado de sus hermanos, por ejemplo, o a cualquier otra necesidad que dentro del contexto familia sea imprescindible, como nexo de unión del núcleo familiar.”

3. ¿Desde qué momento hay que empezar?

Cuanto antes se comience mejor, aseguran desde Atenea: “Es un proceso que se inicia desde el nacimiento, con los primeros comportamientos de los padres respecto a las comidas, los hábitos de sueño o de higiene. Los padres son el primer referente para que los pequeños vayan descubriendo los hábitos personales y sociales, los valores y las normas.” Y el momento de que participen de una forma más activa sería, tal y como indica Cristina Otaduy, entre los 3 y 4 años, dejándoles a ellos las tareas más sencillas pero sin dejar que participen ya en las tareas cotidianas.

4. ¿Cómo repartimos las tareas?

Lo importante, tal y como comentan en el centro de psicología Otaduy, es que toda la familia participe para fomentar así el trabajo en equipo, Cristina Otaduy propone una técnica del reparto de tareas basado en las edades de los pequeños y en la diversión: “Una forma cómoda y sencilla de repartir y adecuar las tareas a cada integrante de la familia, sería realizar una reunión de todos y anotar las tareas necesarias, de modo que, se les asigne un nombre con un número, figura, símbolo… dependiendo de la edad de cada uno de los miembros.

Tomando de ejemplo el desayuno, si los niños son muy pequeños, entre 3 y 6 años, el cabeza de familia lo prepara y los niños pueden ocuparse de poner la mesa o recogerla; en este caso, un dibujo ayudaría a que entendiesen mejor esta labor cotidiana. Se desarrollaría así un calendario de actividades dentro del hogar desde que nos despertamos hasta que nos acostamos, siendo lo más cuidadosos posible en respetar los deseos de nuestros hijos en lo referente a las tareas asignadas, evitando desigualdades y conflictos posteriores. La realización del cuadrante de actividades diarias, una vez realizada la puesta en común y la elección y asignación de cada miembro de la familia, es tarea de todos, y una actividad constructiva, y divertida que es recomendable realizarla entre todos.”

5. ¿Qué aprenderán de estas tareas?

“Acompañarlos en las reflexiones que les ayuden a conseguir alternativas para superar sus equivocaciones los hará inteligentes emocionalmente y les ayudaremos a crear una imagen positiva de ellos mismos“, afirman desde el Gabinete Atenea de Sevilla. Y Cristina Otaduy añade: “Las tareas del hogar forman parte de nuestra vida como personas conscientes en constante desarrollo y evolución. Si aprendemos desde pequeños que todo lo concerniente a ‘lo que me ayuda a interaccionar con mi mundo exterior me ayuda a entenderme conmigo mismo y a crecer’ aprenderemos a ordenar nuestra vida interior, a conocernos a nosotros mismos, nuestros límites personales y de convivencia, y por último, nos ayudará a ser mejor personas.”

5 Experimentos científicos para niños de preescolar

5 Experimentos científicos para niños de preescolar

Sapos y Princesas, El Mundo, 18/11/2018

La ciencia puede ser una materia divertida con la que pasar muy buenos ratos. Por ello te proponemos cinco experimentos de ciencia para preescolares con los que acerca a los más pequeños a botánica, la química y la física.

1. Experimento con flores

Con este experimento de ciencia para preescolares conseguirás colorear unas flores blancas. Cada uno de los niños tiene que poner una margarita en un vaso con agua. Deja que viertan unas gotas de colorante en el líquido. Tendrán que poner las flores en los jarrones y explicar, entre todos, qué pasará. En los siguientes días los niños verán como las flores cambian de color, mágicamente, a medida que toman el agua. El experimento se puede hacer con diversas flores blancas. Las margaritas hará que se alargue más mientras que en otro tipo, como las rosas, la tinta pasa a las hojas con mayor rapidez. Un modo para que los niños entiendan cómo se alimentan las plantas.

Experimentos científicos para niños de preescolar
Fuente: growingajeweledrose

2. Huevo saltarín

Solo necesitas tres elementos para hacer ciencia con un huevo y que los niños se queden sorprendidos. Toma un tarro de cristal con tapa, introduce un huevo y rellena ⅔ del frasco con vinagre de vino blanco. Tapa y espera 48 horas. Pasado este tiempo el huevo habrá adquirido una tonalidad anaranjada y ya no se romperá. Esto sucede porque la cáscara de huevo está compuesta de carbonato de calcio que se disuelve en el vinagre. En su lugar se crea una capa gruesa y resistente.

Experimentos científicos para niños de preescolar
Fuente: premeditatedleftovers

3. Colores bailarines

Deja que tus hijos crean verdaderas obras de arte en un plato. Para hacer este experimento de ciencia para preescolares necesitas un recipiente (mejor una bandeja o un plato grande hondo), un poco de leche, colorante alimenticio, jabón para los platos y unos bastoncillos. Vierte un poco de leche en el plato y pon diferentes gotas de colorante. Ayúdate con el bastoncillo para poner algunas gotas de jabón para lavaplatos. Con la acción del jabón los colores parecerán que bailan componiendo divertidas formas sin llegar a hacerse una masa. Este experimento es posible dado que el jabón es un repelente de las grasas que hace divertidas figuras y promueve la separación de colores.

Experimentos científicos para niños de preescolar
Fuente: toddlers

4. Mariposa eléctrica

La electricidad estática es un tema que encanta a los niños pequeños. Con sencillos elementos puedes hacer de divertidos juegos para que comprendan algunos aspectos científicos que encierra este fenómeno. Por ejemplo, podéis crear una mariposa con papel seda y pegarla sobre un cartón dejando las alas libres. Primero haz que los niños pasen un globo hinchado por la figura, verán que no reacciona. Pero si ese mismo globo lo frotamos contra alguna prenda los niños apreciarán sorprendidos cómo las alas de la mariposa se mueven solas hasta abrazar el globo. Una vez que el globo esté cargado puedes también acercarlo al pelo de los niños para que vean cómo reacciona.

Experimentos científicos para niños de preescolar
Fuente: iheartcraftythings

5. Caminar sobre huevos

Te proponemos demostrar que un niño puede pisar huevos sin que esto se casquen. Antes de empezar con este reto científico es necesario comprobar que los huevos no tienen fisuras y que están en perfecto estado. Coloca todos los huevos en la misma posición (puede ser por la zona más puntiaguda o redondeada). Con la ayuda de dos adultos, para hacer la primera pisada, coloca el pie plano sobre una de las hueveras intentando distribuir tu peso de una forma uniforme. El secreto para que no se rompan está en la forma del huevo. Los huevos son similares a un arco tridimensional, una de las formas arquitectónicas más robustas. Son más fuertes en la parte superior e inferior, por eso no se rompe cuando se aplica presión uniforme en ambos extremos.

Experimentos científicos para niños de preescolar
Fuente: stevespanglerscience

 

Las 12 mejoras imprescindibles y urgentes para cuidar al bebé prematuro

Estos niños tienen un riesgo muy superior a los nacidos a término de sufrir problemas respiratorios, gastrointestinales y de neurodesarrollo tanto en su etapa neonatal como a largo plazo

Bebé prematuro.

Alfredo García-Alíx, D M&P, El País, 16/11/2018

En la actualidad, la prematuridad es uno de los problemas de salud de mayor prevalencia en la población infantil de los países desarrollados. Según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (los últimos disponibles de 2012), más de uno de cada 10 bebés, nacen de forma prematura cada año. En nuestro país, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2016 de cada 100 nacimientos más de siete fueron bebés prematuros. La gran mayoría nacen entre las 32 y 37 semanas de gestación, pero aun así el número de niños extremadamente prematuros (menores de 28 semanas de gestación) es muy alto; en España, en 2016, hubo más de 1.300 niños en esta situación según el INE.

En los países de nuestro entorno y en general en los países occidentales, la asistencia neonatal centrada en el cuidado de los nacidos muy prematuros ha mejorado espectacularmente desde los años 70 del siglo XX, y ha logrado en la actualidad la supervivencia de más del 90% de los niños muy prematuros (menores de 32 semanas de gestación). Sin embargo, su mortalidad representa el 75% de la mortalidad perinatal.

Estos niños tienen un riesgo muy superior a los nacidos a término de sufrir problemas respiratorios, gastrointestinales y de neurodesarrollo tanto en su etapa neonatal como a largo plazo. Diversos estudios han mostrado que hasta cerca de un 50% de los grandes prematuros tiene algún tipo de problema del desarrollo neurológico, como son: pobre rendimiento escolar, dificultades en el aprendizaje, déficit de atención y coordinación visomotora. Estas deficiencias aisladas o combinadas son más prevalentes y pronunciadas cuanto más prematuro es el niño. Algunos factores sociales y ambientales, como el nivel socioeconómico bajo de los padres o el tipo de crianza, parecen aumentar aún más el riesgo de que estos niños tengan problemas en el neurodesarrollo. Estos datos indican el impacto que la prematuridad puede tener en la salud y el desarrollo global de los niños, así como el efecto emocional y psicosocial que puede ocasionar en las familias, y el impacto económico que conlleva en los sistemas sanitarios y sociales.

El cerebro del niño nacido prematuramente se ve obligado a llevar a cabo una parte crucial de su desarrollo fuera del útero. En las sofisticadas unidades de cuidados intensivos neonatales, el bebé prematuro, además de padecer numerosos problemas médicos fruto de su inmadurez, está sometido a un ambiente inapropiado para el desarrollo de su cerebro durante muchas semanas. En los últimos años, numerosas investigaciones señalan que una asistencia de excelencia, poniendo atención a un conjunto de factores, puede mejorar el desarrollo del cerebro de estos niños. Entre estos factores destaca el protagonismo de la familia como cuidadora durante la hospitalización del niño prematuro y su integración en el equipo asistencial.

Potenciar el neurodesarrollo de los neonatos con problemas, reducir las tasas de discapacidad asociada a los problemas neurológicos de presentación neonatal y mejorar el bienestar de ellos y sus familias es el fin último de la Fundación NeNe. Con motivo del Día Mundial de la Prematuridad, que conmemoramos cada 17 de noviembre, la Fundación ha decidido que ha llegado el momento de tratar de cambiar las cosas y mejorar la atención al bebé prematuro en España. Desde NeNe, lanzamos 12 acciones que consideramos imprescindibles para cuidar desde la excelencia al recién nacido prematuro y su familia, con el objetivo final de obtener los mejores resultados en salud para el binomio niño/a-familia.

Los 12 puntos, que pretendemos desarrollar en los 12 meses de 2019, son el fruto del trabajo colaborativo de distintos profesionales: pediatras especialistas en Neonatología, enfermeras neonatales y miembros de la Asociación de Padres de Niños Prematuros (APREM). El documento ha surgido tras varias reuniones de trabajo que perseguían identificar y explicitar aquellos elementos que el grupo consideraba esencial para una asistencia de excelencia. Somos conscientes de que estas medidas imprescindibles están desigualmente desarrolladas en la asistencia neonatal actual en nuestro país; algunos como la integración plena de los padres en los cuidados apenas están esbozados. No obstante, creemos que estos puntos han de constituir los criterios esenciales para evaluar la calidad asistencial que se debe ofrecer a los recién nacidos prematuros en los próximos años.

Cada uno de los aspectos considerados imprescindibles tiene su propio desarrollo. No obstante, el presentar la imagen de 12 imprescindibles facilita identificar rápidamente de un vistazo los aspectos esenciales que fundamentan hoy el mejor cuidado asistencial del neonato prematuro.

Así, en el campo clínico, desde NeNe, consideramos urgente y necesario establecer protocolos para evitar los partos prematuros, optimizar la atención de los bebés en los primeros instantes de vida con una estabilización y reanimación realizada por profesionales expertos y protocolos que den seguridad en la aplicación de los cuidados paliativos perinatales, en caso de ser necesario.

La especialización de los profesionales que atienden a estos vulnerables pacientes es una exigencia clave: urge la formación de los profesionales de la Medicina y la Enfermería en el campo de la Neonatología y el Neurodesarrollo, en el desarrollo cerebral y pulmonar de los neonatos, capaces de proporcionar cuidados de excelencia ajustados a un paciente de alta complejidad.

Esta formación especializada debe incluir a los profesionales de hospitales y a los que trabajan en los centros de atención temprana. La atención al prematuro requiere de un equipo multidisciplinar, que incluya a profesionales de la Neonatología, de la Psicología, Fisioterapia, Logopedia y Trabajo Social.

Sin olvidar nunca que en el centro de la estrategia está el bebé y la familia como binomio inseparable. Así, adaptar la arquitectura de los hospitales y unidades neonatales para asegurar unidades de “puertas abiertas” donde las madres y padres puedan tener acceso libre para permanecer y participar plenamente en el cuidado de sus hijos es algo urgente. Otro punto clave sería adaptar los espacios de las unidades neonatales para favorecer intervenciones como el contacto piel con piel y la lactancia materna con la privacidad e intimidad necesaria.

Las familias deben ser las protagonistas en el cuidado de su bebé y sentirse acompañadas y respaldadas en todo momento. Un soporte entendido con visión de proceso, que incluye todas sus fases, desde la hospitalaria al alta domiciliaria o regreso a casa.

Estas medidas son ineludibles y urgentes.

15 Curiosidades científicas para aprender a mirar el mundo con otros ojos

Sapos y Princesas, El Mundo, 16/11/2018

El mundo está lleno de curiosidades científicas realmente sorprendentes que nos acompañan a diario. No solemos fijarnos y desconocemos la mayoría de los misterios que la ciencia ha conseguido desvelar, pero están ahí y es divertido conocerlas.

1. Neil Armstrong

Neil ArmstrongNeil Armstrong dejó sus botas y las de todo el equipo en la Luna, nueve en total. Son muchos que piensan que las dejaron porque estaba impregnadas de contaminación, pero en realidad se dejaron por razones de peso.


2. El corazón

El corazónEl corazón late aproximadamente 100.000 veces al día. Además, fruto de su actividad cardiovascular, emite unos cinco litros de sangre por minuto. Este total implica 300 litros cada hora, 7.200 diarios y algo más de medio millón de litros anualmente.


3. Insectos comestibles

 Insectos comestiblesExisten unas 2.000 especies de insectos comestibles y su consumo complementa la dieta de unos 2.000 millones de personas. Además, según datos de la FDA  de los Estados Unidos, se calcula que consumimos, sin darnos cuenta, entre 453 y 907 gramos de insectos al año.


4. Hedy Lamarr

Hedy LamarrAdemás de ser una conocida actriz austriaca, desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial la teoría del espectro ensanchado. Hoy, los vestigios de aquella tecnología se hallan en los métodos de codificación de datos empleados en conexiones Wi-Fi, telefonía móvil y otros campos de la comunicación inalámbrica.


5. Serpiente pitón

Serpiente pitónUna serpiente pitón puede tragarse un ciervo entero. También poseen una gran agilidad y velocidad en el ataque, lo que les permite incluso reptar por los árboles para alimentarse, y no de frutas precisamente: ¡pobres de los monos que anden por las ramas!


6. El cerebro humano

El cerebro humanoProduce electricidad continuamente y la cantidad suficiente como para encender una lámpara pequeña. También es capaz de procesar imágenes completas en tan solo 13 milésimas de segundo y consume 10 veces más energía de lo que debería teniendo en cuenta su tamaño.


7. El árbol más viejo del mundo

El árbol más viejo del mundoEl árbol vivo más viejo del mundo tiene 4.847 años, se llama Matusalén, en un guiño al personaje bíblico que vivió hasta los 969 años, y se encuentra en el Bosque Nacional Inyo, en el centro de California, Estados Unidos. Es un ejemplar de Pinus longaeva.


8. Los osos polares

Los osos polaresBajo su abundante pelaje tienen la piel negra. Viven en el Polo Norte con unas temperaturas que oscilan entre los 10 y los -30ºC. ¿Su secreto? Una capa de grasa de unos 11 centímetros que los mantienen caliente. Además, su pelo es repelente al agua.


9. El Sol

El SolEs el objeto más grande del sistema solar y es 30.000 veces más grande de la Tierra. Júpiter, que es el segundo más grande, es 1.300 veces mayor que la Tierra. Además, en su núcleo, el sol alcanza temperaturas de 15 millones de grados centígrados.


10. Los mamíferos más longevos

Los mamíferos más longevosSe trata de las ballenas boreales, que viven más de 200 años y pueden llegar a pesar entre 100 y 120 toneladas con una longitud de 18 metros aproximadamente. Estos animales también tienen un misterioso y cambiante repertorio de cantos.


11. Inventados por mujeres

Inventados por mujeresLa cafetera, las galletas con trocitos de chocolate, el Tipp-ex, el monopoly, los limpiaparabrisas, los cristales antirreflectantes y los pañales desechables fueron diseñados por mujeres. A muchas de ellas no las conocemos, pero sus ideas brillantes transformaron nuestra vida.


12. El telégrafo

curiosidades científicasEl telégrafo fue uno de los inventos que más revolucionó las comunicaciones, ya que permitía la comunicación a larga distancia de forma instantánea. Fue la primera red mundial que empleaba el mismo lenguaje en todo el mundo: el código Morse. Sembró la semilla para que décadas después surgiera el teléfono.


13. Nuestra piel

Nuestra pielDe nuestra piel se desprenden entre 30.000 y 50.000 células muertas por minuto. Además, su grosor varía dependiendo de la zona que se trate, por ejemplo, en la planta del pie mide unos 4 milímetros y en el párpado unos 0.5 milímetros.


14. Alfred Nobel

Alfred NobelEl químico, ingeniero, inventor y fabricante de armas sueco que creó los prestigiosos premios que llevan su apellido, inventó la dinamita. Durante toda su vida registró un total de 350 patentes debido a su gran espíritu inventor y sus amplios conocimientos.


15. El cuerpo humano

El cuerpo humanoEn el cuerpo humano se pueden encontrar 37 billones de células distintas y casi el triple, unos 100 billones, de microbios. Además, en tan solo 30 minutos produce la cantidad de calor suficiente como para hervir 4 litros de agua.

¿Cómo podemos los padres cambiar el típico menú infantil de pasta y pollo?

¿Cómo podemos los padres cambiar el típico menú infantil de pasta y pollo?

Sapos y Princesas, El Mundo, 15/11/2018

¿Qué deben comer nuestros hijos? Los padres sabemos que tienen que mantener una alimentación sana y variada pero curiosamente los menús infantiles en muchos hogares y restaurantes consiste siempre en pasta y nuggets de pollo. Un menú fácil y poco variado con el que nos aseguramos de que los niños coman pero que quizás no tiene las propiedades nutricionales necesarias.

Los padres elegimos los menús infantiles

Los padres debemos ser sinceros con nosotros mismos y reconocer que nosotros somos los que solemos elegir el menú que comen nuestros hijos. Los niños al menos cenan todos los días en casa y cuando salimos fuera a algún restaurante toman lo que sus padres les eligen. Quizás sea el centro escolar el único sitio en el que no elegimos el menú infantil y que suele mantener las propiedades nutricionales adecuadas a su edad.

¿Qué tienen en común estos menús infantiles? Normalmente de primero ofrecen pasta o arroz y de segundo pollo, hamburguesas o perritos. Platos fáciles con los que los niños comen rápido y con los que no causan problemas. Prácticos cuando estamos fuera de casa. Cierto que no somos los padres los que dictan estos menús pero tampoco elegimos otros platos como salmón con verduras o filete de merluza con ensalada.

La alimentación infantil y la obesidad

La obesidad infantil ha aumentado de forma alarmante en los últimos años. Según la OMS la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. “El problema es mundial y está afectando progresivamente a muchos países de bajos y medianos ingresos, sobre todo en el medio urbano. La prevalencia ha aumentado a un ritmo alarmante. Se calcula que en 2016, más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo tenían sobrepeso o eran obesos”, explican desde la OMS.

El problema es que los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta. Debido a su obesidad tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Por lo tanto, si la tendencia mundial sigue, en un futuro aumentará la obesidad de los adultos probablemente de forma alarmante.

Ideas para mejorar la alimentación de nuestros hijos

Las causas de la obesidad infantil pueden ser el aumento del consumo de alimentos ultraprocesados y con grasas poco saludables y azúcares como por ejemplo la bollería industrial. El aceite de palma o de coco suele ser unos de sus componentes poco recomendables. También influye en esta tendencia a la obesidad el sedentarismo de los niños que suelen estar todo el día sentados viendo la televisión o con sus móviles o tablets. Nuestros hijos no practican suficiente ejercicio y eso repercute negativamente junto a la alimentación en su vida saludable.

La obesidad infantil aumenta de forma alarmante todos los años por lo que los padres tenemos que tomárnoslo en serio y cambiar los menús infantiles en el hogar y cuando salimos a comer o cenar fuera. Os vamos a dar varios truquillos sencillos para mejorar la alimentación de nuestros hijos.

1. Aumentar la cantidad de frutas y verduras

Solo incluyendo más frutas y verduras en su alimentación diaria estaríamos dando un gran paso contra la obesidad. Según la pirámide alimenticia los niños deberían tomarse todos los días. Después del agua, las frutas y las hortalizas son los alimentos que debemos consumir con más frecuencia y cantidad para mantener una dieta equilibrada. Todos los niños toman menos frutas y verduras de las que necesitan. Con un pequeño esfuerzo diario lograríamos aumentar esta ingesta y mejorar considerablemente su dieta.

2. Buscar una alimentación más variada

Los padres debemos buscar menús que incluyan más alimentos que la dieta fácil de pasta y pollo. Podemos en los primeros incluir platos de legumbres que les suelen gustar a los niños como las lentejas, verduras o sopas variadas. En cuanto a los segundos tenemos que aumentar los platos con pescado como merluza, gallo, lenguado o salmón que también cuando los prueban les suelen gustar a los niños.

3. No recurrir a productos sustitutos del azúcar

Es importante que rebajemos considerablemente el azúcar en la dieta de nuestros hijos. Y esto incluye no sustituir el azúcar por otros sustitutos como la miel, el sirope, la melaza o el azúcar moreno. Por supuesto tampoco recurrir a la sacarina o estevia.

4. Los padres lo tenemos que intentar

Muchas veces los padres pensamos que si les damos a nuestro hijo un menú diferente lo rechazarán y dejarán de comer. Los padres podemos conseguir cambios en la alimentación de nuestros hijos si nos lo proponemos. Poder es querer.

Podemos preparar platos divertidos que atraigan su curiosidad y que les animen a probar otros alimentos. También una buena idea es involucrarles en el proceso de la comida desde la compra al emplatado. Los niños disfrutarán como si se tratase de una aventura y descubrirán de donde salen los alimentos que llegan todos los días a su plato.